Meditación para equilibrar tus chakras

Hasta abajo de este escrito encuentras el botón para ir a la Meditación de los Chakras 1.1

Vivimos mucho tiempo sin poder nada de atención al cuerpo energía... bueno... la verdad es que es de este lado del planeta que hemos estábamos bien atrasados, entonces todo el mundo corrió a obtener conocimientos de oriente para traérselos para acá y ¡boom! Nos estamos volviendo bien chingones :) Ese es el caso del Reiki que es la herramienta más conocida, simple, perfecta y hermosa para sanar tu energía pero sobre todo para entenderla. 

Los chakras es la base, mis queridos amigos, una vez te familiarizas con tus 7 chakras principales, ya la hiciste. No porque con esa información puedas conquistar al mundo sino porque esa información se vuelve medio adictiva y entonces uno termina chismoseando en google, libros y demás, el resto de chakras y centros de poder que tenemos en nuestro cuerpo y energía. 

Primero que nada lo primero ¿con qué se comen los chakras? ¿Hay opción veggie?

Quiero que cierres los ojos y visualices una naranja –bueno, primero lee y luego juegas a hacer el ejercicio– observa esa telita que recubre a toda la naranja, la blanca medio fibrosa que se mete entre los gajos de la fruta. 

Bueno, eso en nuestro cuerpo se llama fascia. Y no estoy diciendo que la raza humana sea prima hermana de las naranjas, sino que nosotros también tenemos una membrana que recubre nuestro cuerpo por dentro y nos contiene.

Esta membrana llamada fascia es como una fibra óptica que pasa por todos nuestros músculos y se mete entre ellos, como los gajos, y llega a órganos, es en esas entradas que están los chakras. 

La energía viaja por toda esa membrana en nuestro cuerpo y dependiendo su camino entra y sale por nuestros centros de poder: chakras. Cada uno de estos chakras o entradas|salidas de energía tienen órganos y funciones a su cargo, es por eso que si se desbalancea el flujo energético de un chakra, los órganos y funciones tienden a resentirlo. 

Por supuesto, las emociones no son ajenas a todo este proceso de desbalanceo energético, de hecho, las emociones juegan un papel fundamental pues cada una de ellas tiene diferentes frecuencias de energía que se alojan o "filtran" por los diferentes chakras. 

La energía de la emoción del enojo se asila en el estómago, en el plexo solar. Ese es nuestro centro de poder personal, no es una casualidad que sintamos revuelto el estómago o cargado de energía cuando nos enojamos. 

Los 7 chakras principales: base, sacro, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y corona son solo eso, principales, pues son los que forman la columna en donde se representa la serpiente del kundalini que es la energía primordial de nuestro ser, pero hay muchos más: en los pies, las manos, la cabeza... en todo el cuerpo hay centros de poder que filtran más información energética.

El kundalini es el tubo por donde pasa la luz –energía vital– desde el cosmos hasta la tierra. Si nuestros chakras están bloqueados, excesivos, deficientes o cerrados, entonces esa energía no puede pasar adecuadamente haciendo que nuestra experiencia no sea placentera, que se manifiesten enfermedades físicas o situaciones que no deseamos manifestar. 

"Todo es dual; todo tiene dos polos, todo tiene un par de opuestos, semejantes y diferentes son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se encuentran; todas las verdades no son sino medias verdades; todas las paradojas pueden ser reconciliadas" Ley Hermética

Te invito a que leas nuevamente ese párrafo de arriba porque aunque pareciera un concepto complejo, se vuelve fácil entre más lo lees y reflexionas en él. Y esto, te preguntarás, ¿qué carajo tiene que ver con los chakras?

Todo. Nuestros chakras son la representación de esa polaridad en nuestro cuerpo. El chakra de la corona es la polaridad sutil, la cósmica, la inspiración. El chakra de la base es la polaridad densa, la tierra, la manifestación física. 

La corona y la base son el par de opuestos del centro: el corazón. 

Es por eso que todas las enseñanzas espirituales nos llevan a lo mismo: el corazón y su gran enseñanza: el amor. Porque en el corazón, en el chakra del corazón, es en donde se aloja la energía esencial de nuestro ser, nuestro espíritu, a quien debemos escuchar para dirigir nuestros pasos en propósito de vida, el que sabe el camino más fácil, más directo y menos doloroso. El que solo habla de amor y aceptación. Ese es el equilibrio, ese es el centro. 

Lo que nos pasa físicamente es una representación de lo que sucede en nuestra energía y mente, un reflejo. El exterior son eventos aislados y tu haces el trabajo mental de interpretarlos, una vez los interpretas, entran a jugar todas tus creencias y experiencias ¡boom! aparecen nuevamente emociones conocidas y se genera el flujo de energía por todos tus chakras. Tu mente y tus pensamientos mandan la energía a sus centros correspondientes. 

Puedes trabajar con la emoción –y de paso no desequilibrar tus centros de energía–respirando cuando la vez aparecer, la observas, la acompañas en su trayecto hacia afuera. Esto puede tardar 3 minutos máximo. No reaccionas, ni tomas decisiones en el calor de la emoción.

También puedes reaccionar sobre la emoción y hacer un desmadre en tu campo energía que después vas a tener que recoger.

También puedes ignorar la emoción, hacerte menso, nada pasa, todo bien y la dejas cual muro de trump en uno de tus puentes de energía. Believe you me, que vas a tener que venir a deshacer ese muro tu solito en algún punto del camino, porque la energía tiene que pasar por ahí y bloquearla es una bomba de tiempo. Ya no sé si estoy hablando de los chakras o de política. Anyway...

La mente dirige a la energía, así de simple.

Si tus pensamientos son negativos entonces dirigirás tu energía hacia las polaridades negativas de los diferentes chakras. Cada uno de nuestros centros de poder procesan la energía de las diferentes emociones –entre otro tipo de energías– que son las energía con las cuales estamos más familiarizados.

¡Ah caray! ¿¿¡¡¡¡¡Las emociones son energía!!??? 

Emoción significa energía en movimiento. Si esa energía se genera y no se procesa adecuadamente, se atora en el puente del chakra al cual corresponde esa energía. dependiendo la emoción, el pensamiento, la acción o la no acción, es la energía que se aloja en los chakras bloqueándose, volviéndose excesivo o deficiente.  

Nuestros chakras se van activando desde nuestro nacimiento, de la corona hacia la base, poco a poco en diferentes etapas de la vida. Por ejemplo, los llamados "terrible two" en los niños es justo cuando se está activando su centro del plexo solar que es la voluntad. Está aprendiendo a ser "independiente" pues camina y se encuentra regularmente con "NO", "no toques eso", "no metas la mano ahí", "no camines por ahí", entonces aparecen las primeras experiencias de frustración y la palabra "berrinche" no le hace justicia a la situación. 

Así, cada uno de nuestros chakras cargan información de toooooooda nuestra vida. Cargan información de los dolores, los traumas, las imágenes fuertes, las emociones no expresadas, los perdones no dados, los ciclos no cerrados, los remordimientos, resentimientos y demás densidades son las que bloquean el flujo orgánico de la energía divina hacia la tierra, entorpeciendo nuestra manifestación física en esta experiencia. 

¡OMG!!!! OMG! OMG! OMGGGGG!!!!!! Ahora qué hago!! 

Primero respira. Really, respira y de ahora en adelante manténte conectado con tu respiración. 

La respiración es la aspiradora que mantiene tu tubo energético limpio. Cuando respiras mindful (estando presente) le das mantenimiento a tu aparato de energía pues al respirar permites que todo fluya en tu ser. 

Prueba hacer un stop cuando te sientas enojado. Cierra los ojos y comienza a respirar profundo dándote tiempo para calmarte. Conecta con tu respiración centrando tu atención en ella. O sea, no pienses más que en observar tu respiración, como si la quisieras acompañar a cada paso de su entrada y su salida.

Nosotros somos nuestro propio sanador, todos los seres humanos tenemos el poder de sanar nuestros aspectos mental, físico, energético y emocional. La guía y ejercicios como el que te comparto a continuación te ayudan para irte familiarizando con tu propio ser energía y así comenzar a recordar cómo sanarte a ti mismo. Si, recordar... pero ese es otro post ;)

Da click abajo para ir a la meditación que complementa esta lectura. En esta meditación terapéutica de 35 minutos te familiarizarás con tus chakras, conectarás con sus colores y sus funciones. Trabajarás emociones y situaciones que te reflejan cada uno de tus chakras. Recuerda que repetir este tipo de meditaciones terapéuticas hacen que los resultados sean cada vez más claros. Si te puedo guiar o ayudar en algo, no dudes en escribirme a coach@alasdeorquidea.com

Con todo mi amor,

AlasdeOrquidea