El Guillermo Cano de Ficción | Juan Camilo Ferrand

 Foto: El Espectador

Foto: El Espectador

Con mucho amor y orgullo por el hombre que amo, Juan Camilo Ferrand, comparto este emotivo escrito publicado en el periódico Espectador como homenaje a los 30 años de la muerte de Guillermo Cano; un hombre nunca acalló su voz, que no tuvo miedo de sus palabras y que fue un personaje clave en la historia de uno de los seres más siniestros: Pablo Escobar, El Patrón del Mal. | AlasdeOrquidea

“Yo quiero contarle al mundo quién fue el hombre que mató a mi papá”.

Las palabras fueron de Camilo Cano, hijo de Guillermo Cano y gestor de la serie Escobar, el patrón del mal, en su intención de sumarme a lo que apenas era un proyecto, en 2009. 

Casi dos años después, cuando me encontraba entregado a la escritura de los primeros capítulos, tras un estricto proceso de investigación, le pregunté a Camilo si estaba preparado para que al comienzo de la serie los televidentes se identificaran con Pablo Escobar, nada menos que el autor intelectual de la muerte de su padre. 

La palabra identificación habla de la empatía que la audiencia ha de sentir por un personaje y, por ende, del deseo y la voluntad de acompañarlo en cualquiera sea su viaje dentro de la historia. 

Camilo sabía que esta empatía era inevitable, pero compartía conmigo la certeza de que la fortaleza de otros personajes, entre ellos Guillermo Cano, crearía un nuevo juego de poderes emocionales, y la identificación dejaría de pesar sobre Escobar. 

Para recrear al Guillermo Cano de la historia no sólo tenía las referencias que me podía dar Camilo, sino que conté con la ayuda de Ana María Busquets, su esposa, y la de sus otros dos hijos varones, Juan Guillermo y Fernando, además de testimonios de periodistas y conocidos y decenas de Libretas de Apuntes y editoriales, en los que don Guillermo vestía al país con su opinión, al tiempo que desnudaba su alma. 

Pero había otro lazo que me unía con la familia Cano y era —de nuevo— la empatía y el afecto que sentía (aún lo siento, por supuesto) por Camilo y Ana María, hijos de Camilo y nietos de un abuelo que jamás conocieron, pero que pronto descubrirían en pantalla, interpretado por un actor, aunque ajustado a algo que sería muy apegado a la realidad.

SIGUE LEYENDO ESTE ARTÍCULO EN EL ESPECTADOR

Ana Bolena Meléndez