C H I A (my precious)

Cirilas y Cirilos, les presento la semilla más versátil de la historia. Nunca, jamás, la vas a regar haciendo una chía. Lo único que tienes que hacer es saber que la semilla crece con el liquido que le pongas: agua, leche vegetal, animal, jugo... en serio, lo que sea puedes utilizar para que esta semillita quede puffy deliciosa. 

Yo estoy loca con la chia. Así, literal:

Hola, soy AlasdeOrquidea, amo la Chía, se lo pongo a todo: desayuno con chía, snackeo con chía, a mi ensalada le pongo chía y donde la cena se descuide ¡lleva su chía!

Así que te voy a compartir la base para que comiences a crear todo lo que se te ocurra ponerle a la Chía. Yo, literal, tengo un cajón con toppings diversos para la Chía:

Nueces, arándanos, semillas de girasol, de hemp,  de calabaza, linaza, goji berries, polen, chispas de cacao orgánico (ojo no ponerle toppings llenos de azúcares o químicos), chispas de mantequilla de maní, granolas, miel de agave, de abeja, maple, canela en polvo, cardamomo en polvo, cúrcuma en polvo, pumpkin spice (amo este), matcha.

Más lo que el congelador tan preciadamente puede guardar: fresas, moras, blueberries, mango, piña, banano...

¿No les dije que estoy loca con la chía? O sea, no exagero, es neta. Es deliciosa, saludable, dulcecita, #Yumisful

Entonces con todos esos toppings puedo desayunar chía todos los días sin aburrirme.

Un desayuno super rápido, nutritivo, delicioso y que no te deja como si te hubieras comido un camión de cemento y lo que quieres es dormir. 

Esta receta puedes hacerla en más cantidad para tener en el refri siempre lista para decorar con toppings.

¿Qué necesitas?

1/4 de taza de Semillas de Chía + 1 taza de leche vegetal o agua (a mi me gusta más en leche pero en agua también funciona) + 1 cucharada de miel maple, abeja, agave  o la que sea que te guste.

Yo compro la bolsa grande de semillas de Chía en Costco (son de buena calidad y buen precio) y siempre la hago con leche vegetal: almendra, coco, hemp, cashew, arroz, soya, siempre orgánico.

La alimentación es un albur, como diríamos en México, por un lado quieres alimentarte sanamente y consumes más verduras, más frutas, menos carnes rojas, pero si nada de eso es orgánico y las carnes están llenas de dolor y toxinas pues no hace mucho sentido.

Por eso, si tengo la opción de orgánico, le doy la preferencia. 

Si incluyes el ritual de la chía en tu vida, le estarás dando a tu cuerpo una excelente dosis de proteína, vitaminas, minerales y ácidos grasos (que BTW son los que te ayudan a combatir esa grasa que no quieres acampando en tu cintura), antioxidantes, fibra, proteina, potasio, hierro calcio... (iiiiiiihhhhhh tomando respiración), hidratación,omega 3, energía sin calorías, control de peso, efectos detox y hasta ayudan las articulaciones. 

Con esta base es que preparo todas mis chías, te invito a que entres a MYFOOD y conectes con diferentes recetas de toppings. DA CLICK

Con todo mi amor,

La loca de la Chía.