Cena en Grecia para dos...

En su tablero estaba: una foto clarita de un balcón al mar con una mesa puesta para dos personas. Un par de farolas en el suelo y un atardecer. 

¿Sabes qué es un tablero de manifestación? Fácil, es un tablero, como su nombre lo indica, en el que por medio de recortes, dibujos, fotos, postales y palabras, te recuerdas diariamente lo que deseas para tu futuro a mediano o largo plazo. 

Eso sí, hay que abrir bien los ojos de como la vida nos lo entrega, porque Susi pudo haberse quedado obsesionada con el bendito balcón en Grecia, tal cual, el de la foto de su tablero, pero prefirió darse cuenta que ella misma había creado ese balcón, y no el balcón en sí, sino lo que el balcón significaba en su vida como pareja. No es la forma que tome sino el significado que tú le des.

Por eso nos ponemos determinadas metas. Porque sentimos que cuando llegamos a ellas se hacen aristas en nuestras vidas. Cada meta alcanzada o sueño logrado nos va colocando en las casillas que queremos o no queremos en "determinado" tiempo.

Lo que no se nos puede olvidar es la alegría de festejar las pequeñas y las grandes cosas. Dar gracias al universo porque, a su manera, nos enseña que la vida es según la óptica con la que la mires y que depende de ti que aprecies o dejes pasar por garantía esos pequeños momentos que puedes convertir en memorables. 

Por eso, por su balcón manifestado, por ser feliz al lado de su esposo y just because, decidió preparar una cena sorpresa para festejar. (hasta abajo puedes conectar con las recetas de este video, perfectas para verano :)

Y como a las mujeres nos encanta el argüende, Susi me invitó para que hiciéramos un día de ello. Era sábado soleado en la ciudad de Miami y en Midtown apenas comenzaba. Todos los anaqueles de Home Goods (una tienda que si te gusta la decoración y nunca has ido, tienes que ir YA)  llenos de chucherías lindas para la casa. Susi iba en busca de un par de platos coloridos y una que otra cosita para servir la cena. Por supuesto, salimos con dos bolsas gigantes y hasta yo terminé comprando cosas. Ni modo, me tocó, yo no quería, realmente es porque soy muy buena amiga que acompaño a mis amigas en el shopping ;)

Y como no habíamos tenido suficiente, nos fuimos al mercadito en Wynwood a ver qué era todo el fuzz en redes. Y sí señores, las redes tienen razón, está de poca madre el mercadito.

Yo tengo un encanto con los mercados, desde pequeña mis papás me llevaban todos los domingos al mercado de la Nápoles en Ciudad de México, allí comía frutas dulces que los vendedores le iban regalando a uno. Entonces nos parábamos en el puesto de siempre y mi mamá compraba, literal, un camión de frutas y verduras que no había frutero que aguantara. Era una delicia, toda esa fruta ahí, dulce, a la mano.

Así que para mi, los mercado son lugares felices en donde mi curiosidad se vuelve afilada. Me gusta oler, probar, tocar todo lo que la gente tiene a la venta. Granolas deliciosas, llenas de nueces, no como esas de caja que si te sale una almendra tienes suerte. 

No es lo mismo comprar una caja de cereal en el super llena de arroz inflado que comprar la granola a un local que las prepara en casa, con amor, con buenos productos y que además, con la granola que yo compré, soporta la causa del cáncer de mama. Laurie´s Pantry clasificada oficialmente como #YumisFul. Ahí es donde entra el concepto del conscious eating / comer consciente. 

¿Es más fácil comprar la granola del súper? Sí, seguro. ¿Es más barato? Posiblemente si, pero si te late saber de donde viene tu comida y conectar con la gente que la produce, pues estás dando un significado completamente distinto a lo que consumes. Y el comer consciente es la resignificación de la comida como ritual más que como algo que tienes que hacer para poder regresar a trabajar. 

Y hablando de despertar los sentidos...

Om Teas como siempre me atrapa. Soy Té freak, todo lo que tenga que ver con té me encanta, lo amo, desde chiquita mis bebidas favoritas eran el té de jasmín y el de limoncillo. En ese orden, hasta el día de hoy, tal cual. Tengo plantas de Limoncillo y tendría de jasmin si se diera, igual, entre mis tés jamás faltan bolitas de jasmín.

Así, en busca de este par de olores deliciosos, el limoncillo y jasmín, cierro los ojos frente a las diferentes mezclas para encontrar el aroma que me lleve a esos recuerdos... Por supuesto, AlasdeOrquidea sale con sus bolsitas de té como el doctor Chapatín. Mis favoritos son Orquid Vanilla, Coconut Green Tea y Vanilla Lemongrass. Son tan aromáticos... por eso amo el té, porque me llena de infancia y me sabe a salud :)

Mercado+té= ¡pum! (yo en mi salsa)

En navidad, una prima me regaló una mochila colombiana de colores brillantes. Una mochila colombiana es una bolsa que es artesanía. Son tejidas a mano, fuertes y ¡cómo llaman la atención! Cada que uso la mía la gente tiene que ver con ella.

Pues en Wynwood market nos encontramos con una linda mujer Reikiana que vende esta artesanía colombiana en diferentes formas: zapatos, hamacas, mochilas. 

Martha Luz resulta ser amiga de Susi de hace algún tiempo cuando ella se dedicaba a la Producción, ahora, hace un par de años, decidió que eso no la hacía feliz y se dedicó a ser una feliz sanadora y en este camino la conozco pues tomamos juntas el taller de ThetaHealing –esa es otra historia–

Martha hace talleres de Reiki y eventos superlindos aquí en Miami, workshops de respiración con reiki, días de Spa, venta de estas artesanías colombianas, y vamos a ver qué se le sigue ocurriendo a Marthica :)

Después de echar lora un rato con Martha, el calor nos estaba achicharrando, así que el equipo de #MiVidaProducida (Sam, SusiMakeup y yo ;) nos dirigimos corriendo a un lugar con las paletas más lindas del mundo.

En serio, no miento. ¡Cómo es importante la presentación! Nada qué hacer, ahí es cuando se te antoja y, no solo eso, dejas una huella. Estas paletas, que además no tengo su nombre pero si vas al mercadito seguro las encuentras, parecen de mentiras. Como si fuera una vitrina preparada para Beauty Shots. 

Todas las paletas son puro jugo y fruta fresca, banana, fresas, kiwis, no sabes cuál escoger, yo, por supuesto, me fui por la de la carita feliz :)

Se nos hacía un poco tarde... ya ven... el argüende... así que corrimos al super para comprar todos los ingredientes de la cena.

Ya en casa de Susi, Sam se montó hasta en la campana de la cocina para cuadrar las cámaras y todo lo necesario para el video de las recetas que estaríamos preparando, da click para entrar a cada una de las recetas:

esquites mexicanos + fresh chakra spring rolls + Fresas con chocolate belga y almendras tajadas

Al final de la tarde me fui a mi casa para descubrir que a mi también me habían preparado una cena, just because...

Con todo mi amor,

AlasdeOrquidea