Reflexiones del reto a 12 días de haber comenzado

 Photo: AlasdeOrquidea | NYC

Photo: AlasdeOrquidea | NYC

Es curioso como nos va cambiando la mente cuando trabajamos en ella. Y son estos pequeños pasos que nos ayudan a dar mayores en el camino de nuestro desarrollo como seres.

Es nuestra responsabilidad crecer como personas, ayudarnos en el camino de lo que nos sirve y salirnos de nuestra zona de confort para obtener los resultados que queremos.

 Mientras siempre vivamos en esa amorosa batalla de regresar al presente cuando la mente nos arrastre a otros lados, entonces crecemos, inevitablemente crecemos. Nos volvemos más conscientes. La conexión con la verdadera consciencia es una práctica diaria de intenciones y virtudes. 

Justo hoy, en el día 12 me pasa algo que quiero compartir porque puede ser útil como reflexión de este reto hacia nuestra luz interior y que llama a contener los comportamientos nocivos como comprar compulsivamente. Uso este ejemplo en representación de todo lo que nos pueda resultar compulsivo y por ende, nocivo.

Llevaba sin entrar a Amazon durante un mes. Me propuse ser más consciente con mis gastos. Hoy entré porque necesito algo importante pero lo hice con la decisión de solo ir por eso y salir de ahí, pero antes de llegar al carrito la vista se me enredó con algo que no necesito, no buscaba y ya llamaba mi atención, estuve a una milésima de segundo de ponerlo en mi carrito.

Me descubrí rápidamente tomando el patrón de pensamiento que regularmente ejerzo cuando compro cosas innecesarias: está barato, por si algún día lo necesito, está bonito.  

Me descubrí sintiendo ese sutil e impermanente entusiasmo que genera comprar, cerré los ojos, respiré y recordé la intención de hoy: ¿Qué quiero? Entonces me respondí: Quiero tranquilidad, quiero viajar, quiero compartir con la gente que amo. 

Observé cómo mi energía se volvía a estabilizar de ese extraño rush que da comprar algo. Salí de Amazon para escribir esto, porque hace unos días deseaba explicar de lo que se trata eso de practicar la intención del día. 

Ser más consciente, eso es todo. Preguntarme si estoy comprando cosas para buscar la felicidad o porque realmente necesito del servicio de esas cosas. En el balance y el equilibrio de nuestros recursos también se encuentra una buena clave, la presencia nos da esa vista periférica que nos ayuda a tomar decisiones que nos sirvan en el hoy y velen por nuestro mañana. 

Sigo con mi intención,

Namasté

Anna Bolena ∞ AlasdeOrquidea