El arquetipo del Niño | El niño interno

Hace ocho días te compartí sobre Arquetipos, qué son, con qué se comen y a qué saben. Si no leíste, te invito a que vayas AQUI y leas o previo a esto para que todo haga más sentido y tengas la información completa. 

Entre el paquete de 4 arquetipos que todos tenemos por el solo hecho de ser humano se encuentra el que yo considero más importante: El niño

VE A LA MEDITACIÓN PARA AYUDARTE A SANAR A TU NIÑO INTERNO

Mucho lee uno sobre la importancia de sanar al niño interno, desde técnicas mentales, esotéricas y hasta físicas existen para esta intención. Prevalece, siempre, en todo proceso de crecimiento y transformación, la constante necesidad de sanar ese programa que se nos fue instalando a punta de experiencias infantiles. 

Imagina que cuando llegaste al mundo eres una compu nuevecita, con un sistema operativo en blanco que requiere de comenzar a grabar.

Así es, en el momento en que somos concebidos y se desarrolla el cerebro, también nos ponen en REC mode, y comenzamos a grabar en nuestro nuevo sistemita, impresiones de nuestra corta existencia. 

Si mamá sufre el embarazo nuestro programa mental queda manchado de dolor, rechazo y a veces abandono. Todo esto, por supuesto, es inconsciente. No es que uno crezca y sea tan fácil distinguir: ah si, es que como mi mamá tuvo un dolor muy fuerte en el embarazo entonces yo soy de tal o cual forma. 

Muchas veces, la gran mayoría, todo lo que carga nuestro niño interno está escondido en la sombra y es tarea de nosotros, como adultos, sacarlo de ahí para charlar con él y ver lo que duele para poder sanarlo. 

El niño es el que nos impregna de espontaneidad y juego, el que nos ayuda a no tomarnos la vida tan en serio y a disfrutarla más, nos recuerda que el juego es importante para desarrollarnos y para seguir aprendiendo, y no hay un arquetipo del niño más feliz que cuando el adulto se permite hacer lo que le gusta. 

Existen diferentes tipos de niño interno o de arquetipo del niño. Sin embargo, son 5 modalidades del niño en las que prácticamente todos cabemos. Léelas concienzudamente y encuentra los rasgos de tu propio niño interno. No tienes que escoger una necesariamente, en una de esas resuenas con dos, permítete escuchar a tu propio niño interno que comenzará a hablar al sentirse identificado. 

EL NIÑO AMADO

Este niño en luz  habla de la total inocencia y belleza. Estos niños nacen en senos de familias amorosas y armónicas, son niños que pueden catalogar su infancia como algo lleno de experiencias lindas como navidades en familia, besos de mamá y papá etc. 

Cada uno de estos arquetipos tiene su cara de luz y su cara de sombra. La sombra de este programa habla de la indefensión. 

Si bien cuando somos niños, somos indefensos, cuando somos adultos tenemos que responsabilizarnos y defendernos nosotros mismos. Y cuando hablo de defender no solo me refiero a ataques de agresión, sino a la defensa natural del mundo en el que vivimos. 

Un niño amado en sombra se puede identificar entre los jóvenes que llamamos  malcriados o caprichosos, o adultos que son incapaces de cuidarse a sí mismos. Estos adultos pueden caer en comportamientos de berrinche si las cosas no salen como quieren o simplemente culpan a todo alrededor porque las cosas no salgan.

El niño amado en luz es capaz de entregar amor incondicional, el niño amado en sombra exige amor y que las cosas salgan como él o ella quieren.

En inglés hay un dicho que va muy bien con este programa: "His way or the high way".

EL NIÑO QUE NUNCA CRECE

Este arquetipo habla del síndrome de Peter Pan. El que nunca crece, el que se niega a envejecer. 

Si bien este arquetipo en luz tiende a inspirar al adulto con no anquilosarse y seguir viendo la vida desde una óptica de juventud mental e innovación, también puede irse al otro lado de la fuerza cuando el adulto se rehúsa a madurar y por ello continúa teniendo actitudes irresponsables.

El niño interno debe de ser una mezcla armónica entre pureza y responsabilidad. El niño que se niega a crecer buscará parejas en la adultez que cuiden de él o ella y que asuman la carga de su vida. 

Este programa no solo encausa a relaciones dependientes sino que arremete en contra de todo aquello que pertenece divinamente a la adultez: la sensualidad, la sexualidad y la autosuficiencia. 

Un niño eterno no busca una pareja, busca un padre o una madre con quien pueda ser niño eternamente. 

EL NIÑO ABANDONADO

Si te pones a pensar, muchas de las historias más inspiradoras sobre niños comienzan con un abandono o en un orfanato. Harry Potter, Annie, Little Princess (etc...) 

Este niño interno tiende a no sentirse parte de la familia, esto no quiere decir que necesites ser huérfano para tener este programa activo en tu psique. 

El arquetipo del niño abandonado puede desarrollarse en infancias con familias que tuvieron problemas determinados: abandono de los padres, muerte de un padre o ambos, situaciones complejas que no permitieron  a la madre o el padre estar al 100 en su paternidad. 

Este programa en oscuridad habla de la total entrega a la victimización del abandono. Una persona que culpa a la ausencia de sus padres por su actual realidad, es una persona con este arquetipo activo desde el miedo.

Si te identificas con esta experiencia infantil, la buena noticia es que este programa se fue diseñando de tal forma que las personas que lo tienen lo pueden utilizar como trampolín para crear su propio mundo, su propio entorno en el que sí se sienta parte de

Este programa puede tener dificultades para manifestar relaciones largas y duraderas pues su forma de materialización siempre irá anclada al miedo a perder, al abandono, por ello, ese es el tipo de relaciones en las que se encuentra un huérfano en sombra. 

EL NIÑO FANTASIOSO

Este arquetipo habla de la creatividad e imaginación infantil.  ¿Recuerdas cuando de pequeño podías imaginar lo que fuera? Si era una nave espacial o una casa en un árbol, tú la creabas en tu mente y con cojines de la sala; así viajabas a una dimensión en la que todo era imaginación y creación mental. 

Si bien esto en la infancia es un atributo, en la adultez, el niño mágico puede llevarte a la negación de la realidad. 

El adulto que se activa desde este arquetipo es uno que se pierde en la fantasía. Este niño pudo haber sido desmotivado por sus padres a cumplir un sueño o pudo haber vivido en un momento histórico tan doloroso que pinta todo de luz para que la sombra no se alcance a ver.  Como Anna Frank o La Vida es Bella, niños o personajes que sobrevivieron el terrible escenario de su niñez a punta de fantasía. 

No tiene nada de malo inyectar luz a lo negativo, pero si el adulto no abre los ojos a la realidad y nos acepta la vida tal cual es, entonces paga su boleto para que el universo, una y otra vez, lo cachetee con la intención de hacerle abrir los ojos y tomar responsabilidad sobre su vida. 

EL NIÑO LASTIMADO

Esta infancia, como ya lo puedes imaginar, habla de dolor y heridas. No todos los seres tienen la fortuna de tener la familia del Niño Amado, muchas experiencias infantiles hablan de dolor tanto físico como sicológico, de experiencias que marcan la vida con tintes de abuso o padres con adicciones. 

Este niño se contrapone, por supuesto, al amado. 

El niño lastimado puede ser hijo de padres con arquetipos como el niño fantasioso, el niño que nunca crece o el niño abandonado, nótese que conforme más sano es el arquetipo del niño de los padres, más luz tiene el arquetipo del niño en el hijo adulto. 

La luz de este arquetipo se muestra cuando las experiencias vividas han potenciado al adulto a trascender el dolor vivido en la infancia y es capaz de crear relaciones amorosas y sin miedo a salir heridos. 

El niño lastimado está predispuesto y prevenido al dolor y en sombra, tiende a sentir que todo el mundo quiere dañarlo y que la vida es un complot en contra de él o ella. 

VE A LA MEDITACIÓN PARA AYUDARTE A SANAR A TU NIÑO INTERNO

Estas cinco caras del arquetipo del niño, nos enseñan a comprender un poco más a  nuestro propio niño interno.

Si bien esto que te comparto es la punta del iceberg de un montón de rasgos y características de este complejo programa mental, este somero resumen te puede guiar en descubrir qué pasa en tu propia psique con respecto a tu arquetipo del niño. 

Te recomiendo que si sientes que tu programa del niño está activándose desde la sombra, hagas una introspección y busques las formas de encontrar la raíz del miedo y el dolor para que la trasciendas y tengas una adultez en perfecto balance.

Recuerda que un programa del niño balanceado habla de inocencia y responsabilidad. 

¿Cuál resultó siendo tu mezcla arquetípica infantil?

Espero que esta información te sirva y te inspire a más sanación en tu niño interno para potenciar tu experiencia de adultez. 

Con todo mi amor,

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea

*Caroline Myss es mi maestra e inspiración para compartirte esto. Ella es una pionera contemporánea experta en medicina energética y en contratos sagrados.