El arquetipo del Saboteador | un enemigo necesario

Este arquetipo es el peor amigo que uno puede tener, y no porque el arquetipo en sí te odie y quiera verte sufrir en la vida como los tacones de 12", sino porque se muere de miedo y justo lo que no quiere es que sufras. 

Recuerda que tenemos un paquete de 4 personajes que viven en nuestra psique llamados arquetipos y que por el solo hecho de ser humano los tienes en el paquete básico mental: La niña, la víctima, el sabotedor y la puta (es el mismo de la prostituta pero para acortar y sacudir los estigmas de la palabra en sí). 

El saboteador es un tipo paniqueado que vive en tu cabeza y que piensa que todo lo que vas a hacer por lograr avanzar en tu vida, te va a matar. Como lo oyes, la raíz del miedo de este man es tu propia muerte, así que si lo piensas, hay mucho qué agradecerle a este arquetipo pues, de alguna extraña manera vela por ti.

A ver si reconoces este diálogo interno:

Tú: Quiero hacer ejercicio

Saboteador: La última vez que lo intentaste hiciste 3 sentadillas y fue un primero de enero y hoy no es 2, ni 3, es más, no es enero. 

Tú: Chale... si es cierto. 

Saboteador: Cuándo vas a entender que lo que le dices a todo el mundo es cierto: tú no sirves para hacer ejercicio!!

Tú: Pero yo quiero. Yo quiero las rayitas de los lados del abdomen.

Saboteador: Pero no puedes. Eres una morsa.

Ahí tienes. ¿Resonó de alguna manera?

Esto es algo bastante escueto y simplista (tomado del Saboteador de la prima de una amiga) pero si haces un recuento de las situaciones en las que no has hecho lo que quieres sino lo que el miedo –alias el Saboteador– te ha dictado, encontrarás que tu diálogo mental es la misma gata pero revolcada del diálogo de la prima de mi amiga. 

El Saboteador es un tipo – yo me lo imagino en gabán– que se la vive escondido en la sombra y, de repente, cuando se te ocurre alguna grandiosa o inspiradora idea, hace pop in y se caga en todo, (Perdón mi francés pero desde hace unos días decidí que voy a decir groserías en mis escritos. Me cansé de la autocensura) y te convence de no hacer nada, así que tu grandiosa o inspiradora idea se va por el caño como una de las tantas cosas que no intentaste.

Haz memoria y recuerda las veces en las que tomaste la decisión de renunciar a ese trabajo que no te gusta y emprender tu sueño aunque te saque de tu zona de confort, o las ocasiones que haz querido salir de una relación nociva y aparece éste man (el Saboteador) y te dice que tú no puedes sola o alguna jalada de esas que te desempoderan y te hacen mantenerte aferrada a un tipo que no te ama. 

Todos, durante nuestras vidas hemos visto hacer fade in y fade out al Saboteador, pero ¿cómo conectar con este %$&/· arquetipo y quitarle el control de la tele?

No es que este arquetipo aparezca en frente de uno y le ponga un cuchillo para tomar tal o cual decisión, como todo en la vida somos móviles de nuestra manifestación. Si no renuncias a ese trabajo estas alimentando al Saboteador que, en últimas tiembla de miedo de que sin ese trabajo no valgas nada y te vayas a dormir debajo de un puente. 

Había olvidado decir que el Saboteador es un tipo dramático que, de dice que vio mucha novela de Maria del Mar,  Cuna de Lobos, Diana Salazar etc... y por supuesto sus miedos son desproporcionales: te vas  morir de hambre, tus hijos se van a quedar sin un techo, vas a caer en la quiebra, si esa persona se va tú no  puede sola etc. Drama, drama, drama, que rara vez se materializa (muy rara, o sea, como la misma posibilidad de que te caiga un rayo aunque en las novelas digan lo contrario). 

Entonces ¿Cómo cortar para siempre con ese tipo medio desequilibrado pero que en últimas se preocupa por ti?

Nada, este man es incortable, él y solo él va a estar en tu psique para siempre, lo que sí puedes hacer es negociar con él. Si uno de sus dramas es factible puedes analizar la posibilidad de que sea tu instinto o intuición previniéndote de algo que no es bueno para ti. Pero cuando se trata de un sueño o de tu felicidad o de algo que te está limitando en la búsqueda de esta, tienes que decirle ¡back off bitch! y hacer lo que tienes que hacer. #GrlPwr

Si no eres feliz en el trabajo, ok, no tires todo al carajo pero puedes empezar a dar pasos rumbo a hacerlo. Si estás en una relación que te hace llorar más de lo que te hace feliz y que te tiene popeando Tums como si fueran chicles, salte de ella. 

Conforme más presente y consciente estés de tus actos y más en contacto te mantengas con lo que quieres manifestar y lo que no, más fácil cacharás a este paranóico y lo podrás controlar, hablar con él como una persona civilizada y decirle: 

¡relax, dude! Everything is gonna be alright.

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea