¿Eres un personaje aburrido o que toma acción?

book.jpg

Cuando escribes historias de ficción tienes que tener un millón de cosas en cuenta que jamás imaginé cuando comencé a hacerlo. Una de ellas es que lo que define a un personaje son sus acciones, no sus diálogos. ¿Regla de escritura o metáfora de vida?

Como para mí vivir es escribir y visceversa, encuentro en cada una de mis lecciones con las letras, un montón de metáforas que me han ayudado a crecer y entenderme como persona. 

Una de esas metáforas que son clarísimas en la vida real es: la acción.

No me canso de decirle a las personas con las que trabajo en terapia, en mis talleres y cada que puedo a la gente a mi alrededor –como evangelizadora de la acción–, que de nada sirve pararse de cabeza, prender inciensos, leerse oráculos o repetir afirmaciones si no estamos dispuestos a tomar acción. 

La acción hace la diferencia. Literal.

Un personaje que no toma acción, no empuja la historia hacia adelante y tú, que seguramente eres espectador de alguna forma audiovisual, te habrás ya aburrido alguna vez viendo un programa o una peli. Lo que para el espectador puede reducirse en una programa aburrido, para nosotros, que nos dedicamos a escribir, le vemos la comba y muchas veces esa comba es que los personajes no se mueven, están sentados en diferentes locaciones –algunas muy hermosas– pero no están haciendo nada, solo están conversando, diciendo lo que piensan y no siendo. 

Ernest Hemingway fue uno de los mejores dialoguistas literarios de la historia, pero ni un perfecto diálogo de este maestro habría sido funcional si el personaje no tiene acción y se mueve hacia adelante. Ahí está la clave. 

La acción es lo que mueve una historia hacia adelante, lo mismo pasa con la historia de tu vida, pasa lo mismo. Si no accionas, si no sigues tus decisiones con una acción que te mueva un paso más cerca de lo que quieres ser o manifestar, entonces tu historia se vuelve aburrida, porque no pasa nada.

Si escribes siempre ten en cuenta esto: cada escena, cada capítulo, cada momento debe de ser un paso que proyecte a tu personaje hacia adelante cada vez más cerca de su objetivo.

Y como en las letras, haz lo mismo en tu vida...

Feliz escritura,

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea