Yoni eggs

©OnceUponsFairyDog IC7A8528_.jpg

Los Yoni egg son huevos de cristales, piedras o cuarzos que colocas dentro de tu vagina para accesar a tu potencial sexual, despertar la sensualidad, fomentar la salud de tu vagina, así como para  trabajar diferentes aspectos emocionales, energéticos y espirituales.

Cada piedra o cristal, tiene una medicina única que se alinea con nuestro cuerpo y campo magnético abriéndonos a experiencias reveladoras y reflexiones que nos abren la conciencia y despertamos un poquito más. 

Hace algunos años estuve en un retiro de medicina sagrada en la Riviera Maya. En este retiro estuvieron maestras que tuve el privilegio de conocer y de recibir su medicina. Ahí llegó a mí, mi primer huevo, el de obsidiana.

Ese huevo, me dijo una de las maestras, me ayudaría en el proceso de la sanación del abuso que sufrí así como del mal uso de la sexualidad no solo física sino mental. Resulta que cuando hemos sufrido abusos de algún tipo, nuestra mente se vuelve nociva en determinados aspectos: pensamientos terroristas, culpas, miedos... estas piedras son como esponjitas que absorben toda esa energía de dolor y se la llevan con ellas. Es por eso que tan importante limpiarlas. 

La obsidiana es una piedra poderosa que los mayas consideraban sagrada. Esto viene de las tradiciones ancestrales de nuestras culturas y del legado que nos dejaron nuestros indígenas que nos heredaron mucha sabiduría de esa conexión cósmica e intuición.

Por supuesto, cuando se me entregó ese huevo, en mi mente estaba una voz paniqueada diciendo que ni por el verraco utilizaría ese huevo. Eso no era para mi. Lo recibí con amor invitándolo a hacer parte de mis piedras que viven en mi altar y a quienes visito todos los días. 

Así pasaron algunos años, hasta que el momento llegó. Ahora entiendo que el camino estaba muy al principio, aún no estaba preparada porque aún no estaba reconciliada con mi cuerpo, mucho menos con mi vagina. 

He aprendido en este camino que nos enseñan a que la vagina tiene algo de malo, nos pone incómodas la sola palabra ¿por qué? Si es nuestro centro de poder creativo, nuestro núcleo de energía vital, es ella quien carga nuestra feminidad y quien al estar empoderada nos enseña a caminar erguidas portando el vientre sagrado como un GPS. 

Dicen que los mensajes llegan de a tres y así me llegó el huevo de obsidiana. Después de esos años acompañándome desde mi altar, decidí utilizarlo y hacer el proceso. 

Es básico que encuentres una compañía que tenga conocimiento sobre el proceso del huevo de obsidiana o de cualquier huevo, para que te guíe y te sostenga durante tu caminar con el huevo. Yo tuve la fortuna de que mi buena amiga Caro Jimenez me acompañó en el proceso llenándome de tranquilidad y fortaleza. Ahora lo hago sola, hace parte de mi ritual y de hecho he ido construyendo, de a pocos, rituales que me mantienen conectada con mi luna, con mi sangre, con mi cuerpo.

Existen diferentes formas de hacer el proceso con el huevo, en realidad es algo que a mi me ha resultado muy intuitivo. La primera implantación es la que más ansiedad genera pues no sabes cuándo va a salir; así es, puede salir ese mismo día, puede durar semanas.

***Esta es mi manera de compartir mi proceso para que lo tengas en cuenta si es que en tu sanación pudiera servir esto como herramienta, sin embargo, esto no es un llamado a que lo hagas con esta escueta narración de lo que es utilizar el Yoni egg.

Las siguientes implantaciones del huevo suelen ser más cortas, o no, cada mujer es diferente, por eso es mejor hacer este proceso sin expectativa, con mucha presencia, con mucha práctica espiritual, journaling y alimentación balanceada. 

En cada periodo, en mi día 21 implanto el huevo y lo cargo durante 3 o 4 días. Hay veces espero a que él salga solo, hay veces lo expulso (ya aprendí a hacerlo).

IMG_2840.JPG

Días previos a la implantación, me gusta limpiarlo con palo santo, otro día lo limpio con sage, otro día lo meto en sales, otro lo dejo a la luna llena o nueva o cualquier luna que corresponda. Lo baño con agua fresca, lo entierro unos días antes de usarlo a los pies de mi árbol, La Elefanta.

Luego lo esterilizo y antes de implantarlo me comunico con él. Por medio de mi diario, le hago pedimentos, escribo las intenciones, descargo mis miedos, todo lo que venga, recibo la información que llegue en esos momentos que conecto con el huevo. 

Una vez lo implanto, me mantengo totalmente conectada con mi Yoni, el Yoni es la vagina, la siento, la escucho y recibo la inspiración. No olvides que tu Yoni es tu centro creativo por naturaleza, es ahí en donde está la fuente de todo. 

Los ejercicios para activación de tu Yoni son maravillosos para hacer cuando estas cargando tu huevo. Puedes sumarlos a tu práctica espiritual de la mañana. Mientras tengas al huevo en ti, es importante que abras el espacio para escribir en tu diario, comunicarte con tu huevo en meditación, déjate llevar que todo lo que te nazca hacer con el fin de sanar, está bien. 

Ya venden unos huevos que les puedes poner una tirita para extraerlos, sin embargo, a mi me gusta esa falta de certeza al no saber cuándo va a salir, soltar ese control me ha ayudado a tener paciencia y a no sufrir en el proceso de esperar. Me ha enseñado a calmar mis pensamientos terroristas en los que el huevo nunca sale y me ha ayudado a estar presente para el momento en el que el huevo abandona mi Yoni. 

Espero que esta información te sirva para ahondar en tu experiencia con tu Yoni egg o para conocer nuevas alternativas para reconectarte con tu Yoni y sanar ese sagrado femenino por medio de los cristales que viven en las entrañas de nuestra Madre Tierra.

Por favor déjame tus comentarios, dudas o inquietudes y si ya tienes experiencia usando los huevos, estaría lindo leerla, recuerda que los comentarios que dejamos, le sirven a otras lectoras para su propio camino de sanación.

Con todo mi amor,

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea