Enfócate en lo Positivo

IMG_5005.jpg

Algo fundamental a entender y meternos en la cabeza como letra escarlata, es que TODO lo que nos sucede en la vida es el reflejo de donde tenemos nuestra atención puesta.

Ahí te va un viejo adagio: ¿Cómo ves el vaso? ¿medio lleno o medio vacío?

Ver el vaso medio vacío es enfocarte en lo negativo, estás poniendo tu atención en la vacuidad y no en lo que hay dentro que es la mitad de camino a estar lleno.

Cuando pones tu atención y con ello tu energía en algo, lo atraes. Créeme, si direccionas tu energía, alias “pensamiento”, a las cosas que van mal o que no van como quisieras, seguirás atrayendo más de eso.

¿Y cómo hacerle para enfocarse en lo positivo en medio de un problema?

Una opción es frustrarte, enojarte y preocuparte por lo que sea que te está sucediendo. En este caso, esas tres emociones –frustración, enojo y preocupación– son las que se vuelven imanes para más de eso. Al que no quiere sopa, le dan dos platos ¿recuerdas?

Emociones negativas ante algo que suceda no sirven de nada y, ten la seguridad, que te perjudican poderosamente. Estas emociones atacan directamente a tu estado de felicidad, te sacan de tu flujo de energía rápidamente y te vuelves incapaz de solucionar sabiamente el problema. Pero eso no es lo peor.

Lo peor es que al estar enfocad@ en el problema y generando emociones y pensamientos negativos, lo único que logras es magnificarlo.

Entonces ¿cómo haces para no dejarte arrastrar por estas emociones y solucionar el problema?

Aquí es donde la puerca torció el rabo. Claro, hay problemas que se pueden solucionar y es en este tipo de entuertos que debes tomar acción de inmediato y hacer lo mejor que tienes para solucionar.

Sin embargo, hay muchos otros problemas que aunque tengan solución, es posible que no sea inmediata y requieran paciencia. ¿Qué hacer en estos casos?

Te quiero contar una historia que me llegó por medio de un Blog que sigo. Un hombre se encontró con que alguien había chocado su carro y le destruyó la fascia. No dejaron una nota, nada.

Antes de permitirse frustrarse y enojarse, aceptó que así eran las cosas y decidió solucionar el problema. Corrió a un hojalatero quien le hizo una cotización por 5000 pesos.

El hombre tenía dos opciones: mentar madres por la mala suerte de lo que le sucedió o enfocarse en lo positivo. Pensarás ¿qué de positivo tiene que te choquen y se fuguen?

Pues este hombre se enfocó en la visión de solucionar el problema por medio de un proyecto que implementaría en su profesión y que le traería esos 5000 extras que necesitaba para no desbalancear sus finanzas.

Al final del mes, el hombre no solamente había trabajado en su visión y había conseguido ese dinero extra, sino que gracias a eso, de ahí en adelante siguió ganando esos 5000 extras. ¿Después de todo sí había una cara positiva a tan desafortunado evento?

Darle la vuelta a los problemas y tener la certeza que TODO, todo, tiene una cara de luz, es lo que nos lleva a hacer magia en nuestra vida, a cambiar el rumbo, si es necesario, y con ello capitalizar lo que sea que nos pase.

Aunque parezca malo, hónralo, al honrarlo estás abriendo la puerta para que entre la luz que necesitas para entender el por qué de lo sucedido.

#GraciasPorConectar

 annie@alasdeorquidea.com

Facebook.com/GraciasPorConectar

Instagram.com/AlasdeOrquidea

AlasdeOrquidea.com