¿Cómo está tu autoestima?

IMG_5010.jpg

Esta columna la quiero dedicar al primer paso para la transformación: la autoestima.

La autoestima es el espíritu en acción, quien tiene baja autoestima considere a su espíritu en una crisis.

Cuando nuestro espíritu está devaluado, nos devaluamos en el plano físico. Nuestras capacidades co-creadoras —teniendo en cuenta que el creador es la Fuente— son un proceso personal e íntimo que requiere de buenas bases de autoestima y con ello crear tu vida perfecta.

No puedes crear una vida plena si no comienzas creyendo que lo mereces.

Cada una de las decisiones que tomas en tu vida las tomas con tu autoestima, desde cómo te vistes, cómo te expresas, hasta qué tipo de relaciones desarrollas.

Cuando haces juicios de los demás los elaboras desde tu baja autoestima. Recuerda que no podemos amar y aceptar a los demás si no nos amamos y nos aceptamos nosotros mismos.

Tu autoestima se refleja en todas las esferas de tu vida, en el respeto, la compasión, el amor, la tolerancia hacia ti y los demás. Por eso, los juicios de valor son equivalentes a una autoestima deficiente.

Estos juicios se proyectan hacia ti y por eso te encuentras queriendo satisfacer las necesidades de todo el mundo. Poca gente, muy poca gente, celebrará tu empoderamiento, pues este empoderamiento que únicamente viene desde la autoestima es amenazante para los demás con bajas autoestimas.

Si consideras que vivimos en un mundo en el que la mayoría de la gente posee autoestimas deterioradas, entonces te encontrarás luchando con satisfacer a todo el mundo y, al final, no lo harás, ¿sabes por qué?, porque en ese tren de emociones no te satisfaces a ti mism@ y ello te lleva a la depresión, a la frustración, a la infelicidad.

Nuestras familias nos han enseñado que tenemos que “encajar”, primero encajamos en una familia y luego encajamos en el mundo. ¿Me creerías si te digo que entre menos encajas con los preceptos tradicionales, mejor autoestima tienes?

Esto no es con el fin de abonar al terreno de la rebeldía, sino porque nuestro espíritu es único y ello marca nuestros rasgos, comportamientos, pasiones, emociones.

Cuando sientes que no “encajas”, entonces estás en el camino de la sanación y la sanación se da con más potencia cuando tu autoestima goza de poder.

La evolución ha llegado a un punto en el que todo lo que pasa en el mundo es sobre tomar responsabilidad. Responsabilizarnos de nuestros actos, de nuestras decisiones y de nuestras emociones es lo que nos lleva más profundo a nuestra espiritualidad.

El espacio se me terminó, pero el lunes continuaré abordando este tema complejo, pero sumamente necesario para tu desarrollo personal.

Te invito a que escuches la meditación que preparé para ayudarte a contactar con tu espíritu, para enamorarte de ti mismo, para que no permitas que nada ni nadie pase por encima de tu verdadero ser:www.alasdeorquidea.com/meditacion-autoestima/

Namasté.

     #GraciasPorConectar

Para conectar en Excelsior