Día 16: El que da

El acto de dar y el de recibir son los dos polos sobre los que se construye la existencia.

El balance entre estos dos polos, comprendiéndolos como la creación en sí, es lo que nos lleva a expresarnos en armonía con nuestro entorno.

Dar de sí mismo a otra persona, ayudar a alguien más a solucionar algo o a aprender algo, o simplemente escucharle, genera gozo en el corazón.

Pero el dar no es equilibrado sin el saber recibir. Recibir con certeza de que merezco ser amada y por ello manifestar todo lo que sueño/deseo. 

Dar sin expectativa a recibir, es la clave para no sufrir en el proceso infinito de manifestación. Recibir sin miedo, abriéndome al amor por lo que recibo, me lleva al gozo. Dar sin miedo, me lleva al gozo. El equilibrio de ambas, me lleva a la plenitud. 

Namasté,

Anna Bolena ∞ AlasdeOrquidea