Día 8: Sincronía

La sincronía es la forma en la que el Universo acomoda sus fichas para que todos los seres cumplan su propósito.

¿Ves el reloj y son las 11:11? Luego te das cuenta que justo en ese horario que te cancelaron esa cita, te programaron una reunión que esperabas. A veces, gracias a que se te hace tarde, te evitas un tráfico de locos. Esa es la sincronía.

Tendemos a enojarnos cuando nos cancelan algo y angustiarnos porque se nos hizo tarde. Entonces ejercemos resistencia. Nuestra torpeza al no aceptar las cosas como son, nos lleva a no ver la oportunidad o el lado de luz de eso que no nos gustó.

Entonces nos salimos de sincronía; de tanto cuestionar al universo y poner resistencia ante lo que creo que no quiero, me salgo de carril.

¿Qué pasa si voy fluyendo conforme la vida venga? ¿Qué pasa si tomo todo con ligereza y permito que las fichas se coloquen en orden con mi juego?

Fluir no es convertirme en una veleta, fluir significa no poner resistencia pero siendo proactivo para manifestar lo que deseo. Cuando estoy en sincronía, sé que si algo no salió como yo lo buscaba, entonces la respuesta llegará más tarde. 

Sincronía es no amarrarme con planes del futuro, tanto que me generen ansiedad. Sincronía es confiar que la vida me dará y me quitará del camino todo lo que necesito para manifestarme en mi más elevado bien; y con esa humildad de saberme respaldada, confío.

Por el día de hoy, práctica convertir tus pensamientos de miedo en pensamientos de certeza y sincronía.  Confía en que el universo te seguirá proveyendo de respuestas y soluciones, como siempre lo ha hecho. Entrégate, solo por hoy, a la seguridad de que Universe got your back.

Namasté,

Anna Bolena ∞ AlasdeOrquidea