El estrés es opcional

©OnceUponsFairyDog-IMG_1481_.jpg

Vivimos en una sociedad que se regocija tanto como se queja del estrés.

Como cualquier adicción, la relación humana con el estrés es de amor-odio. Sin embargo, aunque te cueste trabajo creerlo, el estrés es opcional, está en tus manos sentirlo o no.

Somos nosotros mismos quienes se comprometen y recargan de tareas que conducen al estrés. Somos nosotros mismos quienes, al no saber decir No, aceptamos trabajar horas extras, llevar trabajo a casa, no pasar tiempo con la familia.

Luchamos por obtener puestos que nos den más estatus y, con ello, hipotecamos nuestras vidas a trabajar para sobrevivir y no para disfrutarlas.

Una vez más caigo en la raíz de las cosas: la autoestima.

Verás, una autoestima débil te puede llevar a hacer cosas que no quieres sólo para ser aceptado, para ser “el/la mejor”, todo esto generándote estrés innecesario en tu vida.

Aunque no lo creas, matarte por conseguir dinero extra tiene más costos que beneficios. Si esa es tu vida es hora de ponerle estrategia.

Este estilo de vida de trabajar, trabajar, trabajar y no respirar es el que lleva a enfermedades crónicas, desconexión con el ser y, por ende, depresiones, ansiedad e insatisfacción.

El esparcimiento, tiempo para uno mismo, prácticas de meditación, yoga, ejercicio, caminatas en la naturaleza, respiración consciente y meditaciones dinámicas como bailar, hacer manualidades, cocinar, pintar, escribir… son necesidades básicas para nuestro ser.

Cuando repartes tu tiempo conscientemente designas espacio a cada una de tus comidas, compartes con tu familia, lees libros que te inspiran, etcétera, te vuelves más creativo y más productivo. O sea, trabajas menos y produces más.

Al tener todos los aspectos de tu ser equilibrados: familiar, profesional, social,hobbies, cuidados físicos, te sientes más completo y con la mente más clara. Las ideas fluyen, estás radiante de salud y tu energía se renueva.

Si no cuidas tu alimentación, no sólo lo que comes, sino cómo lo comes, terminarás por enfermarte y deteriorar tu cuerpo.

Las comidas son la gasolina que le das a tu cuerpo, pero es importante también el ritual de comer. Si comes frente a una computadora o viendo televisión no lo estás haciendo conscientemente, la absorción de los nutrientes es deficiente, pues tu mente no está presente en el momento de la alimentación a tu cuerpo.

Cada vez nos movemos menos, antes, por lo menos, uno se paraba al anaquel por un diccionario, ahora todo viene en el bendito celular que más parece la nueva droga de diseño, regalarle al cuerpo mínimo media hora de caminata diaria en un parque, aflojará tus músculos, moverá tu energía y te sentirás con más vida.

Puedes ser aún más productivo cuando cuidas de tu ser, de todos tus aspectos, cuando aprendes a no permitir que nadie te cargue injustamente de trabajo, cuando respetas tus tiempos de descanso, sueño y esparcimiento, tanto como respetas una junta con tu jefe.

Tú escoges si ser junkie del estrés o caminas con conciencia.

           

#GraciasPorConectar

Hola@alasdeorquidea.com

Facebook.com/GraciasPorConectar

Suscríbete a mi BLOG en: AlasdeOrquidea.com/Viaje-en-Felicidad