Las 12 mágicas

IMG_8427

Una fórmula casi milagrosa que promete materializar todos nuestros deseos es la visualización. Eso sí, hay que tener mucho cuidado con lo que uno pide, pues el universo da exactamente lo que manifestamos y si no delineamos bien nuestros deseos, nos podemos llevar sorpresas. Recuerda, lo que crees, creas.

Cuando entiendes que posees un poder universal capaz de atraer cuanta abundancia desees, también entiendes que la forma de pedirlo es clave.

¿Y cómo visualizar de manera correcta todos esos sueños que queremos materializar?

Antes que nada, quiero aclarar lo que visualizar significa:

Visualizar no es imaginar. Se imagina con la mente, se visualiza con los sentidos.

Cuando visualizas pones una orden al universo. Debes ser tan, o más, específic@ como cuando pones una orden en Starbucks: un café chico, mitad regular, mitad descafeinado con leche de soya o entera o light, con espuma, sin ella, con crema batida, con crema batida light, espolvoreado de canela, caliente, ¿muy caliente? Frío, ¿con hielo o frappe?

Luego, esperas con la absoluta certeza de que tu café va a llegar tal y como lo pediste. Confías en que quien haga tu café sabe lo que está haciendo y no sólo sigue las instrucciones que le diste, sino que aplica su conocimiento dándole su propio y único toque. ¿Comprendes?

Te invito a que, antes de comenzar a visualizar, te sientes con papel y pluma en mano, a pensar qué es lo que quieres de tu vida. Si tienes una pareja y visualizan su vida juntos, hablen de sus metas, deseos. Haz el experimento visualizando por los próximos tres años.

Para esto te recomiendo  tomar en cuenta las 12 áreas que debes de visualizar para una vida balanceada: 1. Nivel emocional: amor, manejo de emociones como el estrés, la rabia, la frustración, los fracasos y los éxitos; 2. Nivel salud y físico: ten en cuenta la salud de tus seres queridos; 3. Nivel  intelectual, ¿cuántos libros quieres leerte al año?, ¿qué cosa nueva quieres aprender?; 4. Vida espiritual, ¿cada cuánto deseas meditar?, ¿cuáles son tus compromisos frente a tu religión? (si es que practicas alguna religión); 5. Relaciones de pareja, ¿de qué tipo de hombre o mujer deseas enamorarte y qué relación te gustaría sostener con él o ella?, ¿cuántos hijos quieres o qué quieres para tus hijos?; 6. Nivel parental: ¿qué tipo de educación quieres transmitirle a tu familia?; 7. Vida social: ¿cada cuándo quieres ver a tus amigos?, ¿quiénes son tus amigos? 8. Situación económica: no escatimes, tú tienes el poder de ponerle todos los ceros que quieras a tu cuenta bancaria; 9. Tu carrera: no visualices el trabajo que más te convenga económicamente, visualiza el que te inspira, el que amas, por el que hasta trabajarías gratis (pero no se te ocurra visualizarlo en gratuito); 10. Calidad de vida: ¿cada cuánto vas de vacaciones?, ¿viajas en primera clase?, ¿qué tipo de hoteles frecuentas?; 11. Visión de vida: ¿qué marca quieres dejar cuando mueras?; 12. Carácter: ¿qué tipo de persona quieres ser?

Aborda estas 12 áreas sin escatimar, no pienses en pequeño, piensa tan en grande como te sea posible. Te invito a hacer ese ejercicio y leerme mañana viernes con la continuación de este tema y la publicación de una meditación guiada que te ayudará a visualizar todo lo que escribiste y, con ello, comenzar a lograr tus más profundos sueños.

Continuará…

Para conectar en Excelsior

#GraciasPorConectar

  Facebook.com/GraciasPorConectar

   Instagram.com/AlasdeOrquidea

 AlasdeOrquidea.com