EDITORIAL DE AGOSTO: ¿Qué es conectar con mi ciclo y qué luna soy?

 Hair&Makeup: Susimakeup Foto: Andrés Henao

Hair&Makeup: Susimakeup Foto: Andrés Henao

Ser mujeres es igual a ser cíclicas, no podemos huir de eso y conforme más aceptemos nuestro ciclo menstrual, se experimenta menos dolor, menos incomodidad y hasta aprendemos a esperar con amor esos a días que, para muchas, son indeseados.

Nos dijeron que nuestra sangre guácala, que si nos manchamos ¡qué oso!, que pedir un tampón o toalla es avergonzante si es a una desconocida (bueno... ya lo de hoy es LA COPA y esa no se presta, pero como por rememorar al pasado). Tenemos un montón de basura creada por un sistema que nos ha querido oprimir históricamente, pero ahora, es nuestra opción/ responsabilidad desaprender todo eso que no nos sirve de nada y reaprender a entender nuestro ciclo, lo cuál no solo es sencillo, sino mágico.

En mis veintes probé todos los anticonceptivos. Los doctores quieren solucionar desde la natalidad hasta los barros con hormonas y si a eso lo sumamos que nos educan para odiar la menstruación, para quejarnos de ella y hasta para decir que lo chévere de la menopausia es que no vuelves a sangrar jamás. Es muy triste, yo dije eso y ahora no me canso de pedirle perdón a mi sangre por alguna vez haber querido que se fuera. 

Cuando haces conexión con tu ciclo todo cambia, me puedo quedar escribiendo y puntualizando todos los regalos que me ha dado establecer un diálogo con mi vagina, mis ovarios, mi útero, con todo lo que ocupa mi caldero femenino, mi caldero de bruja. No solo conmigo, sino con el propósito de AlasdeOrquidea, creo que ya lo están vibrando.

Me siento más feliz en mi piel, con más fortaleza en mi voz, lloro sin miedo ni pena, es más, ya puedo hablar mientras lloro. No tengo miedo de mis emociones, entiendo mi oscuridad, me río de algunos de mis pensamientos, tengo una sexualidad más amorosa y libre de miedo a que mi cuerpo no funcione. Me comunico más abiertamente con mi esposo y con mi entorno, me conecto más con mi Mayath (mi perrita), tengo una mejor relación con el cólico y siento que voy por el camino de sacarlo de mi experiencia. Me siento mejor, más segura, más sexy, más libre, más sabia. Tengo más tolerancia con situaciones que antes me volaban la piedra.

Me cuido, me doy amor, me respeto, soy compasiva conmigo y con las demás mujeres, me siento más conectada con mi energía femenina, mi shakti, mi Diosa interna. Y ahora estoy ayudando a mis amigas y mujeres alrededor a que aprendan a documentar su ciclo y a conectar con él. Lindo cómo, cuando fluimos, la vida nos sorprende.

Todo lo que te comparto en FEMINIDAD/ESPIRITUALIDAD aquí en AlasdeOrquidea, es para que conectes con tu ciclo. Si comienzas a aplicar todas esas técnicas que durante estos últimos meses te he estado compartiendo, verás un claro avance. 

La belleza del ciclo es que puedes ser completamente autodidacta. Ir poco a poco explorando nuevas herramientas y marcar tu propio camino. Hay muchos ejercicios que puedes comenzar a implementar en tu día a día y que te enseñan esa conexión con tu ciclo y tu Diosa interna.

¿Qué Luna eres? y ¿Eso con qué se come?

La Luna es el ciclo menstrual, puedes referirte a tu menstruación como tu Luna. Si menstrúas en Luna Nueva o cerca a ella, entonces eres LUNA BLANCA. En cambio, si menstrúas en Luna Llena, eres LUNA ROJA.

Cada ciclo tiene diferentes características, de hecho podemos cambiar de un ciclo a otro, es completamente natural. Nuestro cuerpo se va ajustando según lo que está pasando internamente.

El ciclo de LUNA ROJA es un ciclo más emocional, de mucho trabajo interior, de introspección, de ver tu sombra de frente y trabajar con ella. Este ciclo es el ciclo llamado el de la Bruja o la Hechicera pues es un ciclo de transmutación y magia y como no es un ciclo de procreación (bebés o proyectos) sino de introspección, entonces es en donde la mujer prueba sus poderes en toda su magnitud. Este ciclo era considerado "malo" o del demonio en aquellos tiempos en los que nos quemaron a muchas brujas por nuestra fuerza y poder. 

Si, te recuerdo... tú también estabas ahí. 

El ciclo de Luna BLANCA o el de "La Madre" es el que está alineado con la Luna Nueva que es el inicio del ciclo lunar, por ende pareciera como más natural ser Luna Blanca que Roja, pero no, cada ciclo tiene su encanto y propósito. En la Luna Blanca estamos más propensas a crear afuera en el mundo real, es más fácil quedar en embarazo pues te apoya la luna y su energía de fertilidad cuando en Luna Llena, ovulas. Así también, tienes más fertilidad en el campo creativo.

En Luna Roja te conoces a profundidad, en Luna Blanca usas esos conocimientos para crear lo que sueñas.

Este ciclo, es como el premio, se dice, de quienes han pasado por un ciclo bien experimentado de Luna Roja, entonces, el cuerpo y la energía se comienzan a sintonizar con la Luna Blanca. 

Yo descubrí en mis documentaciones de ciclo que con cada ciclo me voy acercando a la alineación con la Luna Blanca, hasta hace un par de ciclos era una Luna Roja consistente y ahora me veo migrando hacia esa calma emocional, ese espacio post trabajo en mí misma y viene el gozo de crear, de hacer, de manifestar. 

¿Quieres aprender a conectar con tu ciclo? Estoy planeando en un tiempito hacer una clase para compartirles cómo hacerlo y que comiencen a caminar ese camino. Así que manténganse atentas. 

Feliz Luna,

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea