Pinta tu Yoni

la-vulva-1.jpg

Este ritual llegó a mi vida en un momento de crisis. Cuando me sentía completamente cerrada al sexo, sin libido y hasta con miedo de que mi matrimonio sufriera porque yo no estaba interesada absolutamente en tener sexo y así llevaba por ahí 2 meses.

Entonces, una amiga del alma con quien siempre empeloto mi corazón, me dio la sugerencia de pintar mi vientre y usarlo como un tablero de manifestación (este ejercicio prometo hacerlo pronto para compartirlo con ustedes), sin embargo, aunque hasta compré los implementos para hacerlo, no lo he hecho aún.

Lo que sí hice, fue algo que me inspiró ese ejercicio y es que en medio de mi Ritual de domingo de SHIM, sentí el deseo de pintar mi Yoni mientras lo observaba. Recordé el ejercicio de mi amiga y pensé, esto también debe de funcionar.

Eso es exactamente a lo que me refiero cuando sugiero que sigan su intuición. Ella las va a guiar por sus rituales. Lo que lean, vean y decidan seguir, como esto, que solo sea una guía, pero permítanse ser auténticas y seguir sus instintos e impulsos intuitivos.

Así lo hice. Tengo un diario solo para mi Yoni, les recomiendo que tengan uno pues cuando la sensualidad es un tema en nuestra vida, ver el avance y nuestro tránsito es muy alentador.

Así que agarré un lápiz y pinté mi yoni en dos hojas de mi diario. La pinté sintiéndome la mejor artista, sabiendo que nadie más la iba a ver a menos que yo así lo decidiera y que podía pintarla como yo quisiera.

No saben cuánto disfruté pintarla, mirarla al espejo y pintarla, fue muy inspirador. Lágrimas y todo el cuento, porque salen memorias muy fuertes, muy claras y sanadoras. Por eso, después de pintarlo y con ese torrente de emociones circulando, decidí escribirle una carta a mi Yoni en los alrededores de mi pintura. Así lo hice.

Creo que ha sido una de las experiencias de ritual con mi Yoni más especiales. Entendí muchas cosas que antes no veía y como siempre, cada uno de estos rituales me lleva un pasito más allá a mi liberación sensual.

Por eso los hago cada ocho días, porque siento que después de un ritual de estos queda mucho por digerir.

Aunque, ya saben… sigan lo que su vientre les muestre.

Las amo, brujildas.

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea