Plan A

IMG_8069.jpg

Si te preguntara en este momento ¿cuál sería tu panorama ideal de vida?, ¿tu plan A para ser feliz?, ¿qué me responderías?

El plan A es con lo que sueñas, justo eso que todo el mundo te dice que “no es realista” o “no es posible” o que tú mismo te limitas pensando que no lo puedes lograr porque “no tienes el dinero suficiente para empezar” o porque “no tienes tiempo” o “tu espos@ no está de acuerdo”.

¿Te digo un secreto? Tu plan A, por lo regular, está atado directamente a tu misión de vida y es el que ignoras por un sinfín de justificaciones que te has creído y que tú mismo puedes cambiar.

Verás, vivimos en un mundo que pone a prueba continuamente la credibilidad en nosotros mismos. Podemos ver eso como un “contra”, pero a mí me gusta verlo como un “pro”.

Como cuando ves una peli en la que el protagonista, a pesar de todos los obstáculos, termina brillando y conquistando su vida, ¿no te parecería padrísimo ser el protagonista de tu propia película de vida?

El problema es que tendemos a caer en los ciclos de carencia. ¿Qué es un ciclo de carencia?

Pues es un flujo de energía en el que te enfocas más en lo que no tienes en vez de poner tu atención en lo que sí tienes, en las herramientas que parecieran esconderse, pero que ahí están, fuera de tu zona de confort, dispuestas para hacerte explotar todo tu potencial.

Cuando caes en este ciclo de carencia mandas las señales equivocadas al universo. Es importante que comprendas y te metas como nuevo paradigma que el universo es un gran repetidor.

Imagina un lorito al que le repites y le repites “no puedo”. El lorito, eventualmente, sólo sabrá decir “no puedo”, ahora imagina que al mismo lorito le repites y le repites “soy capaz”, verás a tu lorito despertarte todos los días con esas palabras.

Así es nuestro amado universo, un sabio lorito al que cada uno de nosotros programamos como deseamos. Si continuamente nos quejamos y entramos en este ciclo de carencia en el que estamos repletos de excusas nuestro lorito universal repetirá con exactitud tus emociones y palabras.

Hemos sido enseñados a pensar de manera negativa, hemos sido programados para caer en estos ciclos de carencia y enfocarnos en ello en vez de todas las bondades que somos y poseemos.

Por eso, siempre echamos mano del plan B, ese plan en el que no somos felices, pero en el que nos dijeron que tendremos “dinero”, “fama”, “reconocimiento”, “atención”, “sobrevivencia” y demás ilusiones que no nos acercan a la plenitud.

La maravillosa noticia es que siempre puedes reprogramar a tu sabio lorito y enseñarle a repetir las palabras y emociones del plan A y mandar al carajo todo lo que te dicen que equivale a “no puedes”. ¡Claro que puedes! Tenemos TODO para ser felices y lograr nuestros sueños por locos que sean.

Y para ello te voy a compartir una técnica que aplico con quienes me aceptan como guía de vida en mi programa/curso “Viaje en felicidad”:

Emoción + Visualización = Plan A/ Plenitud/ Felicidad.

La próxima semana profundizaré en esta fórmula y sus beneficios para transformar tu vida.

                #GraciasPorConectar

Para conectar en Excelsior