Se cierra el ciclo

Cierre-de-Ciclo-Excelsior.png

Hoy es un día especial… Durante siete años, 11 meses y 21 días —puro número mágico— me he levantado con la consigna de escribir en este espacio.

Mi viaje inició con la propuesta de escribir a diario en uno de los periódicos más importantes del país. Miedo y ansiedad fueron las emociones que recuerdo. Mi tarea era escribir sobre la ciudad, pero mi siempre rebelde alma terminó escribiendo de lo que en ese momento le apasionaba: las relaciones de pareja.

Recuerdo claramente que el viernes 14 de noviembre de 2008, con apenas dos semanas de haber salido al aire, le propuse a mi entonces editor, Óscar Cedillo, designar los viernes para escribir sobre eso que tanto me inspiraba: el amor.

Así comenzó mi camino en Tacones, que no demoró en convertirse en la inspiración para los cinco días de mi columna. Mi público se empezó a formar y en el rápido transcurrir de los años fue fundada Cirilandia: un mundo lleno de Cirilas y Cirilos que experimentaban los vericuetos del amor.

Ahora que recorro mis pasos, honro las mutaciones de mi crecimiento. Fui espectadora de mi propia transformación y como testigo de ella quedan más de tres mil columnas que hoy hacen de mi oficio como escritora una base sólida en la cual me paro y de la cual me proyecto.

Mi naturaleza cambiante es lo que me ha permitido, sin miedo ni juicios, modificar mi espacio, manteniendo a los seguidores que disfrutan de mis auténticas transformaciones.

Así, se fue gestando este espacio que más ha parecido el vientre de mi misión de vida y que hoy festeja, con fuegos artificiales, este día tan especial en el que soy dada a luz para emprender mi viaje a casa.

Hoy, mi querid@ Ciril@, es la última columna que lees publicada en este espacio. Sin embargo, mi misión, mi camino, mis letras, mis palabras, mis reflexiones y mis mutaciones seguirán en mi propia casa que fue construida con los tabiques de mi aprendizaje en Excélsior.

No me voy, me mudo.

Me mudo agradecida con cada uno de los integrantes de mi equipo en Excélsior, con cada uno de los lectores que me escogió para acompañarlo con el café de la mañana. Con cada una de las veces que me senté frente a una hoja en blanco y tuve que traer de las greñas a la diosa de la inspiración. Me mudo emocionada porque pude construirme mi casa propia, mi espacio propio.

Me llevo aprendizajes invaluables que colgaré en las paredes de mi hogar AlasdeOrquidea.com que siempre esperó, con paciencia, a que invirtiera allí toda mi energía.

Me llevo a cada uno de los lectores que se han convertido en personas reales con las que convivo en Cirilandia: Facebook.com/GraciasPorConectar, quienes me comparten sus historias y me invitan a hacer parte de ellas.

Lleno mi camión de mudanza con amor, gratitud y honor a ese 3 de noviembre de 2008, cuando puse mi vida y letras en este espacio que, sabía de antemano, era prestado mientras construía el mío propio.

Hoy se cierra mi ciclo en el periódico Excélsior que me vio crecer como profesional, como mujer y como ser humano. En donde desnudé mi alma y abrí la ventana de mis pensamientos, en donde invertí mi energía.

Me voy con puras ganancias y me despido con la maravillosa noticia de que muy pronto daré a luz a la serie de libros: Tu Única Obligación es ser Feliz con la recopilación de mis columnas.

Nos vemos en mi casa, tu casa.

Gracias infinitas, totales, absolutas.

 

*Hoy, como todos los viernes, son y serán #ViernesdeMeditación y preparé una meditación para cerrar ciclos: AlasdeOrquidea.com/meditacion-cierre-de-ciclos

 

        #GraciasPorConectar

            Hola@alasdeorquidea.com