Las voces de mi cabeza

Gato.jpg

Hace poco comprendí un concepto que me había sido difícil entender en su magnitud.

VIVE HOY

Suena tan sencillo como cliché y aún así me costaba llegar al fondo de lo que VIVIR PRESENTE significa expansivamente.

Mi intención con cada letra que escribo es su propio amanecer de la conciencia, por ello les comparto lo que, en mi camino hacia entender lo que significa vivir presente, he comprendido.

Arrastrar con el pasado no se refiere solo a resentimientos o dolores o envidias, sino a la memoria celular de tu cuerpo con respecto a ese pasado.

Todo lo que tu mente y tu cuerpo celular ha registrado durante tu vida, es lo que te rige. Tu pasado es lo que te ha programado gran parte de la experiencia de vida en presente.

Por eso, una buena forma de dejar ir el pasado es poniendo atención únicamente al presente, en todos sus aspectos: desde poniendo atención a lo que tu pareja te está hablado o estando 100% mientras juegas con tu hijo, o dándote cuenta qué fregados tanto dice esa voz que pareciera vivir en tu cabeza.

Las voces de tu cabeza son las que se encargan de sabotear todo en tu vida. Son ellas las que te recuerdan que es mejor paralizarse ante el miedo que aventarse al barranco. No importa cuánta felicidad pueda haber en ese barranco, es mejor malo por conocido que ve tú a saber.

Así, dejamos pasar oportunidades de muchas formas.

No solo eso. Esas voces en la cabeza son las que no permiten dejar ir el pasado, a veces hasta son incoherentes y se preguntan ¿cómo vamos a olvidar así como así a un amor, qué tal que se arrepienta y vuelva y ya no estamos?

Son nuestros pensamientos los culpables de todo. Si algo me ha servido entender para ayudarme en ese aspecto es que mis pensamientos no son YO. Y que rara vez debo hacer caso a esos pensamientos de miedo, inseguridad y autosabotaje.

Se vale tener miedo, más no que te paralice el miedo

Tus pensamientos compulsivos se reproducen como conejos, ellos tienen como madre al miedo y como padre a la supervivencia. Por eso, una vez entiendes que esos pensamientos son solo reflejos creados por tu cerebro respaldados por las experiencias del pasado y defendidos por el EGO, entonces puedes tomar distancia y hacer las paces con ellos.

Pasa como con un salón lleno de estudiantes alzando la mano queriendo resolver sus dudas. Mientras más atención pone el maestro en sus estudiantes, más rápido se va acabando el bullicio.

Relacionarte con tus pensamientos y entender que no son más que eso, te da la herramienta que necesitas para cambiar los resultados en tu vida.

Nuestros resultados se basan en nuestras relaciones. Cuando hablo de relaciones no hablo de las relaciones amorosas, sino de nuestra relación con todo: nuestra relación con nosotr@s mism@s, nuestra relación con el dinero,  nuestra relación con nuestros sueños etc.

Buca que cada una de las relaciones que tengas, sea Sagrada

Si tu relación contig@ mism@ no es buena, entonces tus resultados se verán delimitados. Si tu relación con el dinero es inadecuada, difícilmente lograrás los resultados financieros que deseas, si tu relación con el pasado es patológica, entonces tendrás incapacidad de ver las bendiciones del presente y con ello multiplicarlas para el futuro.

Si tu relación con tus pensamientos es de juez y parte, de ataque por atreverte a tener semejantes pensamientos o de violencia a quien tenga pensamientos diferentes a los tuyos, entonces será muy tortuoso, PARA TI, convivir contigo durante toda tu vida.

La meditación, las prácticas espirituales, el regreso de los rituales a tu vida, la experiencia en consciencia, en amor y compasión contigo y con quien te rodea, son buenas opciones para ayudarte a entablar una mejor relación con tus pensamientos, con tu pasado y la manera de vivir bien en PRESENTE.