Survival Kit: 6 tips para atravesar una crisis emocional en pareja

jason-leung-757533-unsplash.jpg

Si tú o tu pareja no han vivido una crisis emocional aún, no te preocupes, eventualmente llegará y te aseguro que será lo mejor que te habrá podido pasar en la vida.

Los seres humanos pasamos por diferentes crisis, la más conocida es la de los 40s que parece un mito pero es F***ing real. No importa qué tipo de crisis sea, todas las crisis incluyen emociones y eso es lo que las hace más difíciles. Lo importante es no subestimarla porque sea una crisis de adolescente o se trate de una enfermedad. Crisis es crisis y para el que está en crisis, está de la fregada.

¿Y cómo no vamos a experimentar crisis si nos atragantamos con todo lo que sentimos? A los manes les dijeron que no podían expresarse y a nosotras nos enseñaron a expresarnos con telenovelas mexicanas, ¿entonces, cuál es el medio justo?

Lo justo es saber que ambos: hombres y mujeres, tenemos emociones [siento mucho balconearte, Hulk, pero en alguna tina habrás llorado acurrucado] y que AMBOS debemos expresarlas y sentirlas para que después no se conviertan en enfermedades malucas que no quiero ni mencionar.

Hay que aprender a pillarse cuando alguno de los dos anda en crisis emocional. La pareja, cuando la tenemos, juega un rol muy importante, porque es quien, regularmente, se da cuenta primero si el otro se anda desguarambilando y así podemos salir a ayudarle. Porque déjenme decirles, las emociones desguarambilan [del verbo desguarambilar y si eres colombiano, ya te habrás desguarambilado algún día] y muchas veces uno piensa que ese dolor de estómago es una úlcera con dos metros de profundidad y no, es ansiedad que hizo camping en tu cólon.

El miedo enferma, mis queridas, y si no lo expresamos enferma más y resulta que nos enseñaron que nuestros miedos nos deben avergonzar, entonces, básicamente sufrimos en silencio porque qué oso decirle al mundo que me siento de tal o cual manera. Mejor me trago las ganas de chillar y sonrío, que así nos vemos más chulas y chulos; sobretodo chulos.

Nuestros hombres, a veces, pasan por crisis en silencio y, obvio, uno no quiere ver a su pareja [ni a su papá o hermano] rota, pero cuando eso pasa deal with it ! Acepta que tu hombre es un ser humano común y cualquiera y que así como algunas veces puede ser Hulk otras puede sentirse frágil y si tú como mujer no quieres únicamente ser catalogada como frágil entonces aprende a ver eso en el hombre también y no solo lo veas, sino que contémplalo, hónralo, llénate de ello y agradécelo, porque ser testigo de la apertura emocional de un hombre es como un eclipse solar. No pasa todos los años.

Sé que allá afuera hay muchas mujeres que no pueden ver a un hombre llorar o habitar su faceta más frágil, si estás leyendo esto y eres una de esas mujeres, trabaja en eso YA, no te sirve de nada, te oprime a ti principalmente porque te limitas a tener una relación no accesible emocionalmente hablando. Luego nos andamos quejando de que los hombres son incapacitados emocionales, ojo, no seamos incoherentes.

Así que saca esa chamana que hay en ti y Woman up! Conviértete en un pilar de fuerza para ti mientras atraviesas la crisis de tu pareja y para que tu “mostrico” [alias tu pareja] pueda drenar lo que sea que traiga entre pecho y espalda.

Una vez agarras este tren de apoyar a tu pareja durante su crisis desguarambiladora, debes de activar tu Survival Kit:

  1. CUÍDATE TÚ PRIMERO

Ser soporte en una crisis para tu pareja es fuerte, así que tu llamado es a cuidar mucho de ti. No te dejes llenar de los mismos miedos que él pueda estar experimentando y recuerda que si le estás abriendo el espacio para que se exprese, también estás protegiéndote de que su oscuridad no se te pegue, porque sino valieron madres. Si él anda navegando en la misma balsa que Dart Vader, tu navega en la de al lado con tu Unicornio multicolor. Créeme, es eso o terminar jugando ajedrez con el villano más temido de la historia.

Te vas a encontrar en momentos en los que ayudar a tu pareja durante una crisis sea muy cansado, pesado y agotador. Te verás sintiendo las mismas emociones que él, te verás sufriendo porque verlo llorar es muy difícil, no estamos preparadas para eso, menos las que tuvimos papás con lagrimales capaces de engullir lágrima de manera profesional.

2. WOMAN UP! SI LLORA NO SE ACABA EL MUNDO.

Sé que aquí hay muchas mujeres que saben y han saboreado el dolor profundo de ver a uno de sus hombres llorar: a su padre, a su pareja, a su hijo. Pero eso viene de la programación tan espantosa que tenemos en la que Ellos no pueden llorar o son unas “nenitas”; y ser nenita en nuestro mundo machista es como ser Trump en Corea del norte.

Por eso todo está mal, por culpa de Trump, de Corea del norte y de las creencias pedorras que nos instalaron desde hace muchos siglos atrás.

Quítate tanta basura de encima, forma tus propias creencias y sé fuerte porque nadie lo va a ser por ti.

3. DATE TU ESPACIO

Haz tiempo para ti, para darte tinas, ponerte mascarillas, leer cosas positivas, ver y contemplar la naturaleza. Cuando uno de los dos está en crisis, el otro de cierta manera también lo está y ambos necesitan su espacio, este espacio que tú te das a ti misma, también lo necesita tu pareja.

No puedes estar encima de él todo el tiempo. No puedes controlar las cosas y querer hacerlo solo les va a causar problemas. Cuando uno de los dos está en crisis, el otro es de su equipo y juega para él o ella, no para satisfacer la frustración de no poder hacer nada. Así que put your sh*t together.

En ese espacio reflexionamos, nos limpiamos, respiramos y nos llenamos de nosotras mismas. Pedimos a los Ángeles y a todo ese combo que nos cuida que nos ayude y que nos compruebe [por fa, por fa] que el Reiki sí funciona, que los oráculos no son solo un impulso de coleccionista y que las señales no son alucinaciones provocadas por la cafeína

Hablamos con nuestras amigas de confianza, nuestras terapeutas, y oficial dream team de sostén que toda mujer de este mundo debe de tener y [si estás leyendo esto y no lo tienes aún, deja de leer, sal y crea tu dream team de sostén porque no tenerlo es como no tener un vestido negro en el clóset: absurdo] y entregamos el peso, las escuchamos, lo integramos en nosotras y seguimos adelante.

4. SALGAN DE CASA, CONÉCTENSE CON LA NATURALEZA

Básicamente sáquense de su rincón de oscuridad y váyanse a lados en donde el sol les desempolve la esperanza. Cuando hablamos de crisis emocionales, hay que tener paciencia y fe; mucha fe, creo que la fe y la certeza de que todo va a estar bien es lo que te sostiene, porque si no, te paniqueas y confundes un pedo con un infarto.

Así que para todo esto, salir, desconectarse un poco de la rutina, conversar mucho, escuchar mucho al “desguarambilado” en cuestión y mantenerte con la certeza de que nada es tan grave, es fundamental, es más es un chaleco salvavidas con el que viene toda crisis: la posibilidad de salirse de la rutina para hacer todo diferente y mejor.

5. SE TRATA DE SOSTENER, NO DE MIMAR

Y no hay que caer en la condescendencia de: pobre “man” o “vieja” yéndose south south south, sino también ayudarles a ver la vida con más luz, en esos momentos en los que parecen metidos en una media de lana que no les deja ver ni un rayito de sol, toca cachetearlos [metafóricamente] y hacerles ver que todo está bien, que está bien que lo sientan pero que no se sobreactúen [todo con amor, obvio].

Sobreactuarse es cuando estamos sufriendo de más, digamos que cuando nos vamos a la dimensión de la telenovela mexicana y comenzamos a llamar a la gente por sus dos nombres. Muchas veces, cuando estamos en crisis, estamos tan sensibles a todo lo que sucede, que nos sobreactuamos y tiene que haber alguien [tú] ahí para decirle a tu “desguarambilado” que relaje el papo, que nadie se va a morir.

6. REVIENTA CUANDO TENGAS QUE REVENTAR

No somos de palo, mijas, y cuando a uno se le rebosa la paila, pues nada que hacer: las lágrimas suben, los sollozos aparecen, el miedo llega; NOS DESGUARAMBILAMOS.

¿Ahora cómo un desguarambilado cuida a otro desguarambilado?

¡Fácil!

Resulta que cuando el pilar de sostén se permite romperse, le hace un regalo a quien se sostenía de él. Es el momento en el que, quien se encuentra en crisis, debe de MEN UP [en el caso de ellos] y recurrir a su fuerza, lo que le recuerda que aún la tiene y eso es muy positivo.

La vida es eso, un vaivén, un baile de situaciones en las que estamos jugando un rol, hay veces somos frágiles, hay veces somos fuertes, pero hay que aprender a vernos y a aceptarnos en todas nuestras facetas. Hay que aprender a ver a nuestra pareja en todas sus facetas y acabar ya mismo con ese estigma de que los hombres no tienen derecho a romperse y que nosotras estamos rotas todo el tiempo. Bullshit todo.

Buscamos un mundo de igualdad y creo que la igualdad también debe de ser emocional. No podemos seguir comportándonos desde creencias tan sesgadas como los hombres son fuertes y las mujeres débiles, nos hace daño a todos. Ese cuento del príncipe, el dragón y la princesa desmayada le quita a ellos el derecho a sentir miedo de un dragón enfurruscado y a nosotras nos merma la libertad de contratar un dragón para que nos defienda de un Prince Charming. Suficiente de esos. Gracias.

A nadie le sirven esas creencias de fortaleza y debilidad y si en verdad quieres hacer un buen trabajo emocional debes asumir que en cada persona están las polaridades, que todos sufrimos altibajos, que todos pasamos por procesos de transformación, [aunque no todos los aprovechen y los resuelvan con un convertible] pero todos tenemos la oportunidad de vivirlos y no avergonzarnos de ello.

Y lo más hermoso de todo es que cuando contamos con el privilegio de estar acompañados por una pareja que nos sostiene, nos apoya, nos ve, nos ama, nos acepta y nos quiere ayudar, esas crisis son una plataforma perfecta para crecer juntos como pareja y como individuos.

Recuerda que si tu pareja está atravesando una crisis de algún tipo, te estás reflejando en él o ella, y eso hace que sea tu proceso también, pero no el del otro, sino el tuyo propio, el de tu rol. No quieras vivir su crisis, no le quieras decir qué hacer, no le reniegues porque no lo afronta como tú pensarías que es adecuado, después de todo él/ella es un humano/a así como lo eres tú también.

Espero que les sirva,

Si necesitan ayuda para atravesar crisis en pareja, con gusto puedo ayudarlos.

Annie.