¿Soy Luna Blanca o Luna Roja?

Hair&Makeup: Susimakeup Foto: Andrés Henao

Hair&Makeup: Susimakeup Foto: Andrés Henao

Ser mujeres es igual a ser cíclicas, no podemos huir de eso y conforme más aceptemos nuestro ciclo menstrual, se experimenta menos dolor, menos incomodidad y hasta aprendemos a esperar con amor esos a días que, para muchas, son indeseados.

¿Qué Luna eres? y ¿Eso con qué se come?

La Luna es el ciclo menstrual, puedes referirte a tu menstruación como tu Luna. Si menstrúas en Luna Nueva o en luna Menguante, entonces eres LUNA BLANCA. En cambio, si menstrúas en Luna Llena o en cresciente, eres LUNA ROJA.

Cada ciclo tiene diferentes características, de hecho podemos cambiar de un ciclo a otro, es completamente natural. Nuestro cuerpo se va ajustando según lo que está pasando internamente.

El ciclo de LUNA ROJA es un ciclo más emocional, de mucho trabajo interior, de introspección, de ver tu sombra de frente y trabajar con ella. Este ciclo es el ciclo llamado el de la Bruja o la Hechicera pues es un ciclo de transmutación y magia y como no es un ciclo de procreación (bebés o proyectos) sino de introspección, entonces es en donde la mujer prueba sus poderes en toda su magnitud. Este ciclo era considerado "malo" o del demonio en aquellos tiempos en los que nos quemaron a muchas brujas por nuestra fuerza y poder. 

Si, te recuerdo... tú también estabas ahí. 

El ciclo de Luna BLANCA o el de "La Madre" es el que está alineado con la Luna Nueva que es el inicio del ciclo lunar, por ende pareciera como más natural ser Luna Blanca que Roja, pero no, cada ciclo tiene su encanto y propósito. En la Luna Blanca estamos más propensas a crear afuera en el mundo real, es más fácil quedar en embarazo pues te apoya la luna y su energía de fertilidad cuando en Luna Llena, ovulas. Así también, tienes más fertilidad en el campo creativo.

En Luna Roja te conoces a profundidad, en Luna Blanca usas esos conocimientos para crear lo que sueñas.

Este ciclo, es como el premio, se dice, que quienes han pasado por un ciclo bien experimentado de Luna Roja, entonces, el cuerpo y la energía se comienzan a sintonizar con la Luna Blanca. 

Yo descubrí en mis documentaciones de ciclo que con cada ciclo me voy acercando a la alineación con la Luna Blanca, hasta hace un par de ciclos era una Luna Roja consistente y ahora me veo migrando hacia esa calma emocional, ese espacio post trabajo en mí misma y viene el gozo de crear, de hacer, de manifestar. 

Feliz Luna,

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea