La sensualidad y el placer sensorial con Eliana Tabares

eli.png

PROXIMAMENTE ESTARÁN LAS PRÁCTICAS QUE ELIANA COMPARTE EN LA CHARLA, EN IMAGEN PARA QUE SEAN DE MÁS FÁCIL ACCESO.

se sensual.jpeg

Eliana T. escribe:

Existen muchos tabúes con relación a la sensualidad, más aún en una sociedad con tantos rasgos machistas como la nuestra, sin embargo, ser sensual no es más que permitir que el placer penetre por cada uno de nuestros sentidos y dejar de restringirlos.

Me he dado cuenta de que la sensualidad es algo que se siente y que, además, es imposible de aparentar, también es algo básico e inherente al ser humano por lo tanto no es sano esconderla o reprimirla, es deber de cada una de nosotras entrenarla para usarla de la manera más asertiva.

Así las cosas las invito a que estimulen cada uno de sus sentidos y los mantengan alerta para sentir placer!

 
entrenasentidos.jpeg

Estas charlas suceden LIVE por la cuenta privada de Mi LUNA, para las practicantes del programa.

Si eres invitada de Eliana a esta charla: ¿Quieres saber sobre el programa femenino Mi Luna? Da click.

Eliana Tabares Torres, Coach Ontológica y experta en Mindfulness, “he descubierto a través de varias prácticas (cómo el Pole Dance) la conexión profunda con el cuerpo y con el placer de mantener activos los sentidos”.

Contacta con ella

 

5 prácticas para activar tu sensualidad

1. Recuerda lo que es mirar fijamente a los ojos de alguien y disfruta de su mirada, elige un momento del día solo para observar algo que te gusta.

2. Escucha una canción que te despierte emociones (preferiblemente placenteras) con los ojos cerrados, disfrútala, siéntela, báilala!

3. Elige cada día un aroma para disfrutar durante un minuto con los ojos cerrados.

4. Disfruta de una comida que te encante, tómate el tiempo de disfrutarla y de sentir lo que sucede en tu cuerpo cuando sientes el placer de saborear lo que te gusta.

5. Acaríciate, tócate, siéntete, regálate un masaje consciente, disfrútalo y permítete sentir tu piel y lo agradable que es consentirte.

Postura y movimientos que estimulan la sensualidad:

Una sonrisa en el rostro, los labios entre abiertos, los ojos no muy abiertos y una respiración un poco más profunda y fuerte, el pecho abierto, el cuello a la vista con ayuda de una leve inclinación de la cabeza y un caminar fluido, un poco lento pero con movimiento rítmico de caderas a lado y lado.