[Pareja consciente] Haga matripuntos: mate el tonito

mobile.jpg

Estoy segura que con leer el título de esto conectaste con tu tonito o el de tu pareja. El tonito es grosería disfrazada de condescendencia, es agresividad pasiva y una cobarde forma de querer hacer nuestro punto.

El tonito es algo que todos tenemos: es la manera de expresarnos con la que le rompemos los cojones al otro.

Mi abuela decía: No es el bartolo, sino el tonito. 

El tonito siempre será el detonante de un buen agarrón. Piensa en las veces que peleas con tu pareja y siempre la acusación será ante el primero que según, puso tonito o habló feo, entonces el otro, de ahí se agarra para avalar la pelea, sacar las uñas y arrancar.

Una cosa es discutir y otra es pelear. La diferencia entre ellas es que en una no hay tonito y en la otra es la guerra de titanes del tonito. 

Discutir es lo que debemos hacer cuando estamos en desacuerdo, discutir es dar los argumentos de tu postura y escuchar los del otro. Cuando discutes algo con tu pareja, en realidad no se trata de ganar la batalla, sino de llegar a un punto medio, en donde sus puntos de vista se encuentren aunque no se revuelquen. 

Chequen la diferencia: exponer y escuchar vs gritar en pinche tonito. 

Cuando peleas, los argumentos son culposos y conchudos. Siempre que peleamos nos convertimos en un patético nudo de emociones explotando, ideas sinsentido y tono de voz que busca amedrentar al otro. Por eso peleas, porque quieres ganar la batalla amedrentando. 

El tonito es el arma más útlil para amedrentar, o para detonar una pelea. 

Obvio, cuando llega el momento de discutir con mi esposo, el mentado tonito sacude sus plumas y se muestra en todo su esplendor. Qué puedo decir, cuando yo soy víctima de mi mala comunicación, es como un tren del que no me puedo bajar, una vez el tonito apareció, así JC me quiera hacer ver que le estoy hablando con tonito y él sigue zen, yo entro en un riel de negación absoluta en el que me convierto una vícitma de la discusión y de mi tonito. 

¿Frustrante? Uff... creo que lo sabes. Todos tenemos fallas en nuestra comunicación, pero lo que es importante es estar consciente de ellas para trabajarlas en pareja.

Eso sí, hay que tener mucha valentía para aceptar las fallas de cada quien y estar dispuesto a trabajarlo juntos y también se requieren muchos ovarios para ayudar a tu pareja a trabajar en algo, que seguro te caga, con amor. 

La mala comunicación es la sala de espera favorita del drama.

Quien es dramático va a utilizar su expresión para avivar la llama del drama. Si eres una persona dramática, debes trascender el drama y darte cuenta de que, el tonito o la forma en que te expresas, tienen como fin: crear más drama.

La única forma de solucionar problemas en pareja es trabajando ambos en ello. Hace un tiempo trabajé con una diosa que quería mejorar su relación de pareja, por supuesto yo puedo darte herramientas para ayudarte a mejorar tu comunicación, pero si tu pareja no está montado en el tren contigo para trabajar en la relación, casi puedo augurar que la sanación no llega.

Es una verdad dura de aceptar pues existen MUCHAS parejas en las que uno está dispuesto a trabajar pero el otro no, estos casos terminan en separación (60% taza de divorcio actual) o en resignación.

Les comparto esta dinámica para trabajar en pareja:

Hablen en un momento de sensatez y receptividad de ambos. Para mi fue completamente liberador el día que le dije a JC que deseaba quitarme el chingado tonito. Cuando le hablé desde el fondo de mi corazón y le expresé mi frustración y todo lo que pasaba en mi cabeza cuando ponía el tonito y desataba un mal momento entre nosotros.

De esa manera, JC entendió que mi disposición era deshacerme del tonito y no solo eso, él también decidió dejar de ser víctima de mi tonito y trabajar juntos en él. ¿Diferente no? Porque en esta ecuación ambas partes tienen responsabilidad: el que pone el tono y el que reacciona a él.

Desde ese día, cada vez que mi tonito sale a hacer visita, JC me lo menciona con amor y paciencia. Eso sí, debemos recordar que cuando entramos en modo "comunicación pinchurrienta" nos volvemos tercos y todo lo negamos. O sea, yo soy capaz de negar mi tonito ¡poniendo tonito! como decimos en Colombia: mando huevo. 

Esto suena chistoso, pero todos sabemos que es frustrante verte envuelto en un programa del que no puedes salir y sigues reaccionando sin control alguno de ti mismo y tus emociones.

Sirve mucho inventarse una palabra o frase especial como "libélula" o "tonito a la vista" y cada que el poseedor del tono entra en ese modo de comunicación pinchurrienta, el facilitador de la sanación le dice amorosamente la palabra. 

Aquí pueden suceder dos cosas: o el poseedor del tonito se desarma y detiene el tonito, ofrece una disculpa y reencamina su comunicación, o entra en negación y comienza a alegar en tonito. En este caso, el facilitador de la sanación debe de trabajar conscientemente y no alegar de regreso. 

Te garantizo que el poseedor del tonito va a dejar de alegar porque se dará cuenta que no solo sí había usado el tonito, sino que ahora solo se comunica desde ahí. 

Es muy lindo trabajar conscientemente en pareja porque te hace más compasivo con el otro, más humano. Cada que JC me ayuda a mejorar en mi comunicación con él, me ayuda a mejorar en mi comunicación con el mundo y ese es el rol sano de una pareja, inspirarse y ayudarse a ser mejores personas.

Así como JC me ayuda a mi, yo le ayudo a él y para ambos es difícil aceptar en el momento porque esas formas de expresión desde la sombra nos meten en programas tercos en los que nuestro ego arde de rabia al verse descubierto.

Incluso, hay veces que el facilitador del tonito puede caer ante la tentación y dejarse llevar por en tonito y la pelea. Esto también es hermoso porque para ganar la guerra, se necesitan perder batallas y es en ese perder que nos encontramos con más compasión y amor el uno por el otro, con más aceptación frente a nuestra vulnerabilidad. 

Recuerda: aquí trabajan los dos, uno trabaja su tonito o su forma de expresión y el otro trabaja la paciencia y la compasión. 

Mi tonito sigue presente, cada vez menos, posiblemente con menos fuerza, pero es un programa difícil de erradicar, sin embargo, puedo decir que es algo que me ha unido más a JC porque nos ha hecho trabajar durante todos estos años en nuestra comunicación, nos ha hecho crecer como personas y como pareja y es casi el constante recordatorio de que somos humanos, de que nos equivocamos pero lo más importante es, que siempre esté uno de los dos para tenderle la mano al que necesita levantarse.

Te amo, pollo, esto es para ti, por tu paciencia y amor.

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea