Habla con tu Yoni y tu Vientre

yonichat.jpg

El camino de la sanación de nuestro femenino es, sin duda, uno complejo. Hay tanto dolor en nuestro linaje que inevitablemente se traduce en nosotras como bloqueos, limitantes, deficiencias. Entonces, con nuestro femenino en desbalance, es imposible ser plenas y expresarnos auténticamente.

La primera vez que acudí a un terapeuta Tantrista (que BTW, muy pronto viene un curso de Placer y Sexo con él en AlasdeOrquidea) me puso un ejercicio para reconciliarme con mi Yoni (vagina), pues claramente lo que había entre nosotras (mi Yoni y Yo) era un distanciamiento debido al trauma y las experiencias dolorosas de mi vida. 

Es curioso, pero hasta aspectos de la niñez, sin importar que sean sexuales, se convierten en cargas energéticas en la vagina. 

Confieso que pasaron muchos meses antes de que yo me llevara a mi misma frente al espejo y abriera las piernas para encontrarme con Ella, Mi Vagina, Mi Yoni, Mi centro Femenino más poderoso, Mi Nave Nodriza. 

Me tardé más acomodando el espacio en donde lo haría que lo que duré con las piernas abiertas frente al espejo. La imagen fue fuerte y difícil de afrontar ¡¿Por qué?! Si es mi cuerpo, es mi feminidad ¿Por qué me cuesta tanto trabajo mirarme, solo mirarme? 

Resulta que nos han dicho que allá es "feo, fuchi, no se toque, no se mire." Es casi algo con lo que tenemos que cargar y que es húmedo y tiene cierto olor y "uy no sea cochina déjese ahí"

Pues hoy yo les quiero cambiar ese paradigma a todo lo contrario:

Allá es el lugar más bello de tu cuerpo, tócate, mírate, es más: ¡Háblate! Es una flor que tienes el privilegio de cargar entre tus piernas, es tibia, es Ella y su aroma es único, sé una buena mujer y nunca la dejes de ver, ni tocar.

Por eso hoy quise compartirte esto que yo hago y que me ha servido tanto para conectarme conmigo, con mi Vagina, mi Útero, mis ovarios y que me sigue llevando de la mano por un camino de descubrimiento de mis emociones, de mis deseos creativos.

Hablar con tu Yoni es acudir al propio oráculo de tu cuerpo. Si hablas con tu vagina estarás recibiendo información de tu más sabio Ser, le puedes preguntar lo que sea y siempre recibirás una respuesta amorosa en forma de imágenes, sensaciones, palabras o aha! moments. 

¿Cómo hacerlo?

Este paso es posterior al Pussy Gazing, que es el ejercicio en el cual te pones frente al espejo y la miras por determinado tiempo. Puedes documentar tus pensamientos, emociones sensaciones etc. Yo te recomiendo que este espacio lo abras en un lugar en donde no vayas a ser molestada y puedas desnudarte en calma. Abre tus piernas y pon el espejo frente a tu Yoni. Mírala, admírala y SIENTE.

Esta es la parte más importante: SENTIR. Al estar concentrada en tu respiración y sentir todo lo que te reporta tu cuerpo, tu mente y tu energía en ese encuentro visual con tu Yoni, estás viendo todo lo que en verdad hay allí por sanar; o si es que la mente te saca con otros pensamientos, pues debes de preguntarte por qué no te permite enfocarte ¿qué miedo hay detrás de eso?

Es importante que te tengas paciencia y fluyas. En mi caso me tarde meses, sí meses, en lograr hacer la conexión, pero no importa, no te des palo y entiende que estás por eso es sanación porque hay dolor que poco a poco debes limpiar de allí. Sin embargo, si desde el inicio estableces la conexión también es perfecto, no te cuestiones nada, permítete ser en este proceso. Escúchala.

Una vez la mires, sientas y te encuentres relajada puedes comenzar a hablar con ella. Puedes hacer esto poniendo tu mano izquierda sobre Ella (tu Yoni) y la derecha en tu corazón, relájate en alguna postura que te haga sentir cómoda y pregúntale lo que quieras. 

Puedes hacerlo, también, mirándola al espejo. Así mismo, Puedes escribir la pregunta en tu diario y escribir la respuesta que te fluya. Yo utilizo mis oráculos para apoyar sus respuestas, de nuevo, usa tu intuición y fluye con lo que sientas.

Confía en el que la conexión con tu Yoni está hecha una vez decides verla y escucharla. Ella lleva, literalmente, toda tu vida, deseando ser escuchada pues en ella habita el poder y la fuerza que llevamos dentro por el solo hecho de ser Mujeres. 

Esa es la misma fuerza que va a sanar el Femenino de Ella, del Planeta Tierra, de La Madre Naturaleza, y la única manera de que esa Fuerza reavive es que todas nosotras, las Mujeres que estamos viviendo en esta privilegiada era del despertar femenino, nos conectemos con esa fuente de sabiduría con la confianza de que lo tenemos todo.

Ninguna está defectuosa, ninguna es fea, ninguna está bien o mal, todos nuestros Yonis son perfectos y hermosos y debemos cargarlos con honor porque entre las piernas llevamos un Poder que solo nosotras tenemos y que, al conectarnos con él, hacemos buen uso de su energía en amor, creatividad y sanación.

Las amo, son perfectas.

Ana Bolena ∞ AlasdeOrquidea